Tratamiento de la asexualidad




Miércoles, 15 de abril  de 2009



Recuperar la heterosexualidad definitivamente no va a ser una tarea fácil; indudablemente tendré que esforzarme mucho y dar pasos muy firmes en lo referente a cumplir las tareas esenciales para desactivar la asexualidad y darle paso a la expresión de la naturaleza orientada por mi inteligencia.


El tratamiento que he diseñado para la asexualidad asumiendo la obtención de una tendencia heterosexual consta de las siguientes etapas:

  • Apreciación de la naturaleza y el arte
  • Remoción de bloqueos mentales homosexuales o de naturaleza parafilica
  • Valoración de la belleza corporal
  • Identificación y curación de heridas heteroemocionales
  • Conocimiento del sexo opuesto
  • Relaciones sanas con las mujeres
  • Establecimiento de relaciones de pareja


La idea anterior la he tomado de Richard Cohen y le he agregado otros ítem debido a que en mi tratamiento es necesario corregir y superar mi problema de desidentificación con la especie y el rechazo hacia mi humanidad.


Durante más de una semana he puesto en acción las primeras fases del tratamiento, he seguido la sugerencia de Catarina en cuanto a despertar el interés emocional hacia las mujeres y fijarme en las cualidades femeninas con nuevos ojos.


A veces contemplo la belleza del amanecer, y en otras ocasiones me deleito con los espléndidos atardeceres. Gusto de visitar una reserva forestal exuberante y he pasado horas en la ladera de un lago y en una pequeña quebrada, deleitando mis sentidos. Planeo aprender a apreciar el arte en las pinturas y en las otras muchas creaciones humanas que ensalzan la belleza.


Ahora que conscientemente me estoy fijando en el sexo opuesto, mirando con detenimiento las cualidades femeninas y los atributos corporales, han comenzado a desaparecer los pensamientos homosexuales recurrentes. Gracias a que el TOC casi ha desaparecido, la obsesión sexual ha perdido fuerza y estoy gozando de la capacidad de dirigir mis pensamientos a voluntad, lo cual es muy gratificante y positivo.


Siempre he sido consciente que la atracción heterosexual es más que simplemente fijarse en boobes y glúteos, porque aunque seamos técnicamente animales, la inteligencia nos eleva a una categoría muy lejana de esa particularidad. Es por eso que tenemos la facultad de perfeccionar nuestra condición natural y llevar a un nivel más elevado y evolucionado nuestros propios instintos.


Mis "amigos" heterosexuales se comportan como bestias fuera de control y ven en las mujeres simples "cosas", cuya utilidad miden en función de satisfacciones sexuales y aplacamiento de la sed de lujuria. Por eso motivo jamás los he considerado modelos dignos de imitación porque se perfectamente que no tienen idea del significado de heterosexualidad y atracción erótica. 

Jamás han podido elevarse a la categoría de amor y entrega en las relaciones de pareja, y dado el sometimiento instintivo en que se hallan, son incapaces de ver a las mujeres más allá de boobes, caderas anchas y glúteos de grandes proporciones.


Estas nuevas sensaciones que estoy experimentando al observar a las mujeres son agradables, hacen que me sienta conmovido y admirado. Me relajan y me gustan, seguiré implementándolas para estimular la reactivación de mi instinto.


Otro logro interesante es la tolerancia que he desarrollado hacia el cuadro mental de  Turner viviendo heterosexualmente, Turner en compañía de la novia, Turner hablando decentemente con otros hombres sobre la belleza femenina, Turner sin traumas afectivos, Turner sin asexualidad, y Turner casado al lado de una hermosa rubia y dos pequeños infantes en su regazo abrazándolo.

No puedo afirmar en este momento que estos videos y sensaciones me resultan muy gratas, aún siento un gran rechazo interior y reticencia a seguir ese estilo de vida tan convencional. Se que es cuestión de tiempo gustar de todo eso, un primer paso es remover esas barreras emocionales y superar los traumas. En el fondo siento alegría cuando visualizo esas metas.


Para resumir, mis tareas terapéuticas actuales en el tratamiento de la asexualidad son:
  • Romper la conexión emocional con mi madre en la que soy un sustituto de esposo
  • Admirar la belleza de la naturaleza y reconocer la genuina belleza física presente en los seres humanos, derribando para ello los falsos estereotipos culturales actuales que clasifican a las personas en "lindas" o "feas"
  • Fijarme conscientemente en los atributos femeninos que denotan la belleza interior y la delicadeza de la mujer, como son la expresión de los ojos, la calidez de la sonrisa, la ternura del rostro, la delicadeza del trato, la suavidad de la voz...
  • Usar técnicas de visualización en las que me vea actuando y sintiéndome como heterosexual, y en las que he conseguido conquistar plenamente dicha meta.

Comentarios

  1. ¿Tratamiento de la asexualidad, dices? ¿Sabes lo que es la asexualidad?
    La asexualidad puede considerarse una falta de orientación sexual; o bien, una de ellas, junto con la heterosexualidad, la homosexualidad y la bisexualidad.
    No se puede cambiar, no necesita ''tratamiento'' porque no es una enfermedad. Hay que informarse más.
    Seguramente no seas asexual, porque aunque el ser humano sea curioso y quiera experimentar, si realmente fueses asexuado, no intentarías ''tratar'' tu asexualidad.

    ResponderEliminar
  2. Turner describe percibir su asexualidad como resultado de represión a causa de haber vivido traumas en o desde su juventud, por lo tanto no creo que sea imposible que el intentar superar esos traumas emocionales valla a no solucionarlo, en mi opinión no le veo lo imposible, de modo que su funcionamiento sea como toda terapia, extensa y trabajosa, ya que como todo cambio complejo, no es fácil.
    Pero por otro lado si se sigue repitiendo constantemente ese rechazo a los instintos básicos a pesar de todo el progreso de estabilidad emocional logrado que acompaña esa terapia, sería conveniente buscar "otra vuelta de tuerca" de una forma no tan estricta como por ejemplo el hecho de incorporarse a la heterosexualidad de manera obstinada.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Historias de personas homosexuales: TOM - UN HOMBRE CASADO

Características asociadas a la personalidad homosexual

Efebofilia II