La madre y las relaciones familiares





Domingo, 07 de septiembre de 2008






FICHA 3. 8




1. TEMA DE LA FICHA: II PARTE: LAS PROBLEMATICAS RELACIONADAS 



2. OBJETIVOS A CONSEGUIR:


a. Comprender la importancia de la interrelación entre los padres y su hijo en el desarrollo de la tendencia homosexual
b. Comprender las influencias de los factores familiares en el desarrollo de la tendencia homosexual 



3. DOCUMENTO A TRABAJAR: 

DOCUMENTO Nº. 3: TERAPIA REPARATIVA DE LA HOMOSEXUALIDAD MASCULINA. UN NUEVO ACERCAMIENTO CLINICO, de Joseph Nicolosi.

CAPÍTULO: OTROS FACTORES: LA MADRE Y LAS RELACIONES FAMILIARES

SUBCAPÍTULOS: La relación con la madre
Estudios que ponen énfasis en el sistema triangular
Relaciones familiares deficientes
Los defectos de las relaciones familiares en la identificación sexual
Dominio y agresividad
Actitud de la madre en confrontación con la masculinidad




4. ARTÍCULO FUNDAMENTAL A LEER PARA PROFUNDIZAR ESTE TEMA. 

a. Homosexualidad: lo que no se dice. Causas de la atracción por el mismo sexo , de Susan Brinkmann, en: 






5. PREGUNTAS A REFLEXIONAR, TRABAJAR Y RESPONDER EN EL CUADERNO DE TRABAJO EN TORNO A TODO LO LEÍDO:



a. Escribe las ideas fundamentales que has encontrado en este capítulo y haz una pequeña reflexión de cada una de ellas en relación a cómo influyen o han influido en tu vida.

  • El "sistema triangular" describe la teoría de que la madre, el padre y el hijo juntos producen el desarrollo homosexual. Se refiere a una madre intensamente dominante, próxima y posesiva combinada con un padre distante, inafectivo y desvinculado.
Este principio no tiene aplicación en mi vida.


  • La relación con la madre tiene cierta importancia pero es la relación padre-hijo la que constituye un factor más significativo en el desarrollo de la homosexualidad.
Mi AMS no surgió a causa de la relación con mi madre ni tuvo algo que ver una figura paterna.


  • Dado que el varón requiere la cooperación de ambos padres para asistirle en su identificación sexual, la estructura familiar es particularmente crítica. Ambos padres deben trabajar juntos para merecer ser copiados por el niño.
Mi identificación masculina no se dio propiamente en el interior de mi familia, surgió a través de la relación con los compañeros de mi infancia.


  • Ambos padres deben mostrar su orgullo en la asunción de un comportamiento de género apropiado por parte del hijo (Tyson 1985). La armonía familiar y la cooperación marital son particularmente importantes en esta materia y ni la madre ni el padre deben minar los esfuerzos del niño. La historia de algunos homosexuales revela cómo la madre degradaba la masculinidad y la sexualidad y hacían que el hijo se encontrase avergonzado de ser varón (Wallace 1969).
Mi madre motivó mi identificación masculina, siempre me presentó un buen concepto del rol de hombre.

b. ¿Quién crees tú que tenía el poder en tu casa? ¿Y por qué?

No había una persona que concentrara toda la autoridad en mi casa, era compartida entre todos los adultos dada la autonomía que otorga la mayoría de edad. Mi abuelo tenía cierta influencia destacada sobre toda la familia.




c. ¿Qué opinión tienes de la agresividad? 

Pienso que la agresividad bien dirigida y la presión emotivas son condiciones necesarias para alcanzar una meta. Es mejor emplear, en lo que queremos, una actitud agresiva que una defensiva o meramente de intento. Debemos enfrentarnos agresivamente con todos los problemas. La agresividad mal dirigida o empleada puede convertirse en una fuerza autodestructora. 

El tipo de personalidad de fracaso no dirige su agresividad a la consecución de un fin que valga la pena; en vez de ello la suele emplear en canales que resultan tan autodestructivos como las úlceras, la alta presión arterial, las preocupaciones, el fumar en exceso, la sobrecarga nerviosa de trabajo, etc., o puede desarrollarla contra otras personas en las formas de irritabilidad, rudeza, murmuración, hallazgo de defectos, etc.



¿Cómo expresas tu rabia?

Mi respuesta a la agresividad consiste en no erradicarla, sino en comprenderla y en procurar hallar los canales verdaderos y apropiados para su expresión auténtica.

El ejercicio, las caminatas, mi cámara de liberación de tensiones, técnicas de relajación y la visualización de mis metas, me ayudan a no sentir la ira y expresar la agresividad de un modo saludable; pero, a veces, la tortura a la que me somete el TOC me hace perder el control y caigo en respuestas autodestructivas.


d. ¿Qué crees tú que piensa tu madre de tu padre?

Mi padre se burló de mi madre y la hizo sufrir terriblemente, mi padre la hirió muchísimo, es imposible tener un buen concepto de él, lo que nos hizo no tiene justificación alguna. Ignoro si mi madre lo ha perdonado por completo, preferimos no hablar de ese desagradable tema, mi madre siempre ha respondido todas las preguntas referentes a mi progenitor.




e. ¿Cómo lo describía ella cuando eras chico? ¿Qué crees tú que pensaba tu madre de tu padre?

No recuerdo con exactitud, sé que ella no hablaba mal de él, simplemente no hablaba de él, creo que yo era consciente que ese hombre había roto el corazón de mi madre.

Yo prefiero no hablar de los sucesos tristes del pasado y los errores, sólo me gusta recordar los momentos felices de mi vida y mis éxitos, pues pensar en cosas tristes no genera emociones constructivas.


6. PROPUESTA DE EJERCICIOS PRÁCTICOS A REALIZAR PARA LLEVARLO A LA VIDA COTIDIANA. ESCRIBE LAS CONCLUSIONES DE ESTOS EJERCICIOS EN TU CUADERNO.



a. Imagínate mirando tu familia desde fuera, como si fueras un espectador y relata alguna etapa de la vida familiar en que había dificultades. Si no recuerdas, ayúdate por fotos y los comentarios de tus padres y hermanos: Fíjate en quién ponía los límites y de qué manera, como se decían las cosas, que sentía cada uno… Si alguien se sentía solo o enojado, qué hacía la familia.



Hubo un momento en la adolescencia de Turner en que hubo muchas dificultades económicas y riñas casi diarias en su casa, debido a que su madre se había involucrado en una aventura extramarital.

El abuelo de Turner insultaba a su madre con frecuencia, nadie decía algo, su abuela era quien siempre intervenía para parar las peleas, sus tías se mantenían en sus asuntos, y Turner prefería no mirar ni intervenir, permanecía en su silla favorita o en el cuarto en compañía de sus queridos libros.

Su abuelo ebrio gritaba como loco, su mamá no musitaba palabra alguna y se notaba que lloraba en silencio, la cara de su abuela reflejaba tristeza al igual que la de él, sus tías se mantenían en los cuartos.

En aquella época el abuelo de Turner ejercía la autoridad, Turner tenía tan solo 13 años. Turner gustaba de estar siempre fuera para evitar ver esas escenas y escuchar tantos insultos, gustaba de estar todo el día en el colegio y de participar en las noches de las actividades de su parroquia. Su familia no le prestaba mucha atención ya que lo consideraban muy responsable e inteligente, un chico que siempre hacia el bien y que sabía decidir.

Turner se sentía a gusto en el colegio y en la iglesia, pero cuando llegaba a la casa y veía a su abuelo se sentía incómodo, no cabe la menor duda que los problemas de su mamá lo afectaban mucho, así como las muchas privaciones y restricciones por falta de dinero.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Historias de personas homosexuales: TOM - UN HOMBRE CASADO

Características asociadas a la personalidad homosexual

Efebofilia II