El des-apego defensivo de la infancia





Domingo, 03 de agosto de 2008


FICHA 3. 6




1. TEMA DE LA FICHA: II PARTE: LAS PROBLEMÁTICAS RELACIONADAS 


2. OBJETIVOS A CONSEGUIR:

a. Comprender el desapego con el padre como una distancia afectiva y no solo física
b. Comprender la importancia fundamental de las manifestaciones en la infancia como productoras de desórdenes en la identidad sexual posterior
c. Comprender las relaciones de amistad en la infancia como reforzadores de la identidad sexual



3. DOCUMENTO A TRABAJAR: 

DOCUMENTO Nº. 3: TERAPIA REPARATIVA DE LA HOMOSEXUALIDAD MASCULINA. UN NUEVO ACERCAMIENTO CLINICO, de Joseph Nicolosi.


CAPÍTULO: PROBLEMAS INSERTOS EN LA NIÑEZ
SUBCAPÍTULOS: El des-apego defensivo de la infancia
Comportamiento sexual transversal
Problemas con los amigos de la infancia




4. ARTÍCULO FUNDAMENTAL A LEER PARA PROFUNDIZAR ESTE TEMA. 

No hay.




5. PREGUNTAS A REFLEXIONAR, TRABAJAR Y RESPONDER EN EL CUADERNO DE TRABAJO EN TORNO A TODO LO LEÍDO:




a. Escribe las ideas fundamentales que has encontrado en este capítulo y haz una pequeña reflexión de cada una de ellas en relación a cómo influyen o han influido en tu vida.

  • Como protección hacia el sufrimiento futuro, el niño se desapega defensivamente del padre (Moberly 1983). Este estado de autoprotección final es experimentado subjetivamente como "nunca más" (Schechter 1978). Dice "te rechazo a ti y a todo lo que tú representas", es decir, a la masculinidad. Posteriormente, en la niñez expresará indirectamente su ira ignorando a su padre y negando que tenga alguna importancia en la familia, conspirando con la madre en connivencia contra el padre.


No experimenté este tipo de desapego defensivo ya que no hubo un hombre significativo en mi niñez que me maltratara, el desapego afectivo defensivo lo viví en mi adolescencia respecto a mis compañeros.


  • El des-apego afectivo se hace particularmente aparente cuando el niño pre-homosexual está en el periodo de latencia, entre los 5 y 12 años. Generalmente presenta miedo y precaución con respecto a los niños de su edad, manteniéndose cerca de su madre y tal vez abuela, tías o hermanas mayores. Se convierte en "el niño de la ventana" que ve a sus compañeros jugar de forma agresiva y eso a él le parece peligroso. Se siente atraído por los otros niños a la vez que se siente asustado por lo que hacen. El desapego defensivo le aísla emocionalmente de los otros varones y de su propia masculinidad. Las mujeres le son familiares, mientras que lo masculino le resulta misterioso.

Este principio no aplica a mi vida, nunca fue el niño de la ventana, me encantaba jugar con los otros niños y competía gustosamente con ellos. Siempre me sentí parte del grupo de los chicos y fui aceptado por ellos en mi niñez.


  • Se ha encontrado una correlación entre la homosexualidad y el comportamiento no masculino en la niñez. Hockenberry y Billingham encontraron que una ausencia de comportamientos masculinos en el niño es un indicador aún más fuerte de homosexualidad que la presencia de rasgos femeninos. Los homosexuales frecuentemente se describen a sí mismos como niños frágiles; solían tener miedo a dañarse, evitaban las peleas físicas, jugaban más con chicas y se describían a sí mismos como solitarios que rara vez practicaban juegos competitivos de niños. Se ha encontrado una puntuación más baja entre los homosexuales en la Escala de Agresividad Física (Freund y Blanchard 1987) y presentar inhibiciones en la expresión de la agresión y autoafirmación en situaciones sociales (Whitener y Nikelly 1962).

Este principio tiene ninguna relación conmigo.


  • Mediante un equilibrio de confrontación y de apoyo, los niños en grupos tienen un poder único para actualizar el potencial masculino de unos y de otros. Con frecuencia se nos presenta la imagen del niño pre-homosexual apartado de sus compañeros masculinos, mirando por la ventana a los otros niños que juegan activamente, incluso de forma agresiva. El "niño de la ventana" se siente atraído y a la vez atemorizado por ellos, deseando poder estar con ellos y jugar libremente con ellos. Envidia su intrepidez pero siente miedo de unirse a ellos. De alguna forma se siente incapaz, no preparado o con menos capacidad. En su lugar se vuelve hacia la compañía de su madre que está ocupada en la cocina.

Nunca fui el niño de la ventana, me faltó tener la camaradería de grupo en la adolescencia para el correcto desarrollo de mi masculinidad, pero esta ya es otra historia.


b. ¿Qué tan importante te sentías para tu padre?


No aplica.




c. ¿Crees que él se sentía orgulloso de ti?


No aplica.





d. Si tú reclamabas algo, ¿Cómo y quién respondía a tus demandas de niño?


Mi mamá era quien siempre atendía a todos mis requerimientos, ella procuró complacerme en todo lo que pudo, incluso fue sobreprotectora, siempre estuvo pendiente de mí y me cuidó con el máximo esmero y dedicación, también fijaba muy bien las reglas y era inflexible en muchas cosas que yo no deseaba atender por capricho. Los demás miembros de mi familia también solían mimarme, e incluso los novios de mis tías o los amigos de mi mamá también atendían muchas de mis demandas.



e. ¿Dirías que eras de pequeño un "niño bueno"? ¿Qué travesuras hiciste en tu niñez y qué pasó en relación a la reacción de tus padres?


No fui del todo un "niño bueno", era caprichoso y muchas veces desobediente, recuerdo que me gustaba llevarle la contraria a los demás, hacerlos enfadar o simplemente imponer mi voluntad, incluso golpeaba a la gente cuando mostraba hostilidad.

De entre mis muchas travesuras, la principal fue pegarles a los otros niños o escaparme de la casa. Mi mamá me reprendía verbalmente, imponía castigos siendo el de no dejarme salir el principal de ellos, a veces me golpeaba levemente.


6. PROPUESTA DE EJERCICIOS PRÁCTICOS A REALIZAR PARA LLEVARLO A LA VIDA COTIDIANA. ESCRIBE LAS CONCLUSIONES DE ESTOS EJERCICIOS EN TU CUADERNO.




a. Revisa de tu niñez cuantas de estas características concuerdan contigo:


  • De niño ¿Jugabas con niñas o niños?
Jugaba principalmente con niños, aunque en mi niñez tuve dos amigas en años distintos, ellas vivían en la misma casa, y como eran de mi misma edad aprovechábamos para jugar. La mayor parte de mi niñez la pasé en grupos de hombres.



  • ¿Jugabas juegos de niñas o de niños?
Sólo juegos de niños, con esas dos amigas sólo jugábamos con los libros, cuadernos, electrodomésticos y mirábamos televisión, también juegos de carreras y el típico "escondite".




  • ¿Te imaginaste de niño como un ídolo deportivo? ¿Cuándo y de qué deporte? ¿Te imaginaste como algún otro personaje?
No recuerdo visualizarme alguna vez como ídolo deportivo, pero si me gustaba el fútbol, los equipos y las canchas. Siempre me visualicé como un superhéroe, me encantaba Batman, Superman, Linterna Verde Hal Jordan, Aquaman y Flash.



  • ¿Te considerabas a ti mismo como afeminado o poco masculino?
Nunca me considere tal cosa.




  • ¿Te decían algún sobre nombre?
No, ninguno.




  • Compara tus respuestas con el capítulo leído y anota tus conclusiones.
Nunca tuve las características del chico prehomosexual, tuve intereses masculinos en mi niñez y sentí gusto por las cosas de los chicos, tampoco sufrí en aquella época algún tipo de desapego afectivo - defensivo respecto de los varones.

b. Revisa como te castigaban de niño y por que causas. ¿Quien te castigaba y como?


Esta respuesta se encuentra enunciada en el numeral "e" del punto "5" de esta misma ficha. Mi mamá me imponía sanciones como no dejarme salir a jugar a la calle, privarme de la televisión o simplemente no llevándome de paseo a comer helado.





c. Revisa qué características le gustaban a tu madre de ti: eras tranquilo, inquieto, etc.


Siempre fui el sol de los ojos de mi mamá, y aún lo soy. Lo que más le gustaba a mi mamá de mi personalidad de niño era mi perspicacia, inteligencia, astucia, responsabilidad y el cariño que le profesaba. Como ya lo mencioné anteriormente, no fui un niño dócil, ni sumiso, pero tampoco fui un dolor de cabeza para mi mamá, no recuerdo haberme metido en algún gran lío a causa de mi comportamiento, mi conducta era buena.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Historias de personas homosexuales: TOM - UN HOMBRE CASADO

Características asociadas a la personalidad homosexual

Efebofilia II