Aplicando la técnica de los 4 pasos del Dr. Schwartz





Domingo, 19 de octubre de 2008



La semana pasada llegó a mis manos cierta información muy importante y clave en la curación de mi enfermedad mental, otra persona con TOC me llevó a descubrir una novedosa y sorprendente rama de la terapia cognitivo-conductual y que considero es hasta el momento, el mejor de todos los avances en la superación del TOC.

Me he enfocado muy poco en el componente médico de mi enfermedad debido a que ninguna de las investigaciones actuales me ha resultado contundente y convincente al respecto. 

En el plano médico el TOC es tratado simplemente como otro problema de ansiedad, y sólo te prescriben los psiquiatras una cantidad de ansiolíticos y antidepresivos para hacerle frente; pero eso no tiene ningún efecto real sobre la enfermedad, se necesitaría un medicamento capaz de tratar la zona del cerebro afectada, algo que vaya más allá de un simple calmante... hasta la fecha se están realizando pruebas en EEUU a través de un medicamento experimental que podría ser un gran avance en la materia, aun así, un medicamento no es la mejor solución para esta enfermedad, pues este trastorno se origina a causa de esquemas cognitivos irracionales, y siendo que su causa es psicológica en casi todos los casos, no hay duda que la solución radical yace en el empleo de una psicoterapia apropiada.



Esta modalidad de TCC (Terapia Cognitiva Conductual) se llama "bioconductual" porque utiliza un conocimiento nuevo sobre las bases biológicas del TOC para ayudar a la persona a controlar las respuestas a la ansiedad y para aumentar la habilidad para resistir los síntomas molestos del TOC. 

Esta técnica terapeutica difiere de la clásica exposición y prevención de respuesta de manera importante: se ha desarrollado un método en cuatro pasos para potenciar las habilidades para que, cuando la persona con TOC se exponga a las obsesiones, prevenga por la respuesta sin necesidad que un terapeuta esté presente en ese momento. 

El principio básico es que mediante la comprensión de lo que son esos pensamientos obsesivos y esa urgencia por hacer rituales que eviten una catástrofe o daño irreal, se pueda, de este modo, aprender a arreglárselas con el temor y la ansiedad que el TOC produce. Manejarse con el miedo permitirá controlar las respuestas o reacciones más efectivamente. Emplear conocimientos biológicos y conciencia o reconocimiento cognitivo ayudarán a desarrollar exposición y prevención de respuesta más eficaces. 



"En lo profundo de las capas del cerebrales hay una estructura llamada caudate nuclear. Científicos de todo el mundo han estudiado esta estructura y creen que, en personas con TOC, el caudate nuclear puede estar funcionando mal. 

Pensar en el caudate nuclear como un centro procesador o una estación de filtrado para los mensajes muy complicados generados por la parte frontal del cerebro, que es probablemente la parte usada en el pensamiento, la planificación (realizar planes a corto o largo plazo) y el entendimiento. Juntos con sus hermanas estructuras, el putamen, que está muy cercano a él, el caudate nuclear funciona como un cambio de marchas automático en un coche. 

El caudate nuclear y el putamen que juntos conforman el striatum, recogen mensajes de partes muy complejas del cerebro: aquellas que controlan los movimientos del cuerpo, los sentimientos psíquicos y el pensamiento y la planificación que se crea alrededor de esos movimientos y sentires. 

La función en unísono, como un cambio de marchas automático, asegura la suave o fluida transición de un comportamiento a otro. Normalmente, cuando cualquiera decide realizar un movimiento, movimientos intrusos y sentimientos mal orientados o desencaminados son filtrados fuera automáticamente de tal forma que el movimiento deseado puede ejecutarse rápidamente y eficientemente. Hay un rápido, fluido cambio de marchas.

Durante un día normal hacemos muchos cambios rápidos de comportamiento, fluida y fácilmente y normalmente sin pensar sobre ellos. Es el funcionamiento del caudate nuclear y del putamen lo que lo hace posible. En el TOC, el problema parece ser que la fluidez, eficiencia del filtrado y el cambio de pensamientos y comportamientos están interrumpidos por un GLITCH* en el caudate nuclear. 

Como resultado de esta disfunción, la parte frontal del cerebro tiene una actividad por encima de lo normal y emplea demasiada energía.

En como tener tu coche encallado en una zanja. En un enfermo de TOC demasiada energía está siendo usada en la parte central del cerebro, en la corteza orbital. Es como si la corteza orbital, que tiene un error en el circuito de detección, atascara el cambio de marchas automático del vehículo. Esto es probablemente la razón por la que los afectados tienen el sentimiento, que no desaparece, de que 'algo no va bien'. 

Tienes que hacer el trabajo de poner en punto muerto para cambiar de velocidad. Tienes un cambio manual en un lugar de una transmisión automática natural. De hecho, la persona con TOC tiene una dura transmisión manual; él o ella deben cambiar las marchas conscientemente, cosa que un cerebro "sano" haría de forma automática. 

Esto conlleva un gran esfuerzo para la persona porque su cerebro tiende a hacer que el cambio de marchas se atasque. Pero, mientras que un transmisión de automóvil automático americano está hecha de metal y no puede desfijarse por sí sola, los afectados de TOC pueden enseñarse así mismos cómo cambiar de marchas en su cerebro (el proceso de un cerebro no afectado es automático, como explicábamos con el símil de coche americano de cambio automático) a través de la autoterapia de conducta. 

Al practicar eso, ellos pueden llegar, con el tiempo y mucho esfuerzo, a restaurar el cambio de marchas roto del cerebro. Sabemos que tu puedes cambiar tu propia bioquímica cerebral". (http://www.esposibleelcambio.org/foros/showthread.php?t=7346)



Estoy muy contento a causa de este gran descubrimiento, en los pocos días que llevo estudiando esa técnica bioconductual de los 4 pasos, he comenzado a cambiar inexorablemente la manera de reaccionar a las obsesiones y compulsiones, y es precisamente este ejercicio el que aporta la facultad para cambiar la bioquímica del cerebro y lograr el estado de normalidad que se persigue con el tratamiento enfocado en la cuestión médica.

Una vez que el cerebro se haya normalizado en su actividad química, es necesario abordar las causas psicológicas de la enfermedad, es decir, tratar a fondo los supuestos personales que fueron causantes del desequilibrio cerebral y que constituyen el motor de vida del trastorno; en mi caso restan algunas cuestiones morales y esa gran preocupación por el tema de la muerte.


Anteriormente sólo me enfoque en la parte psicológica, y empleé mucho la TCC para analizar los pensamientos automáticos para posteriormente identificar las autocreencias, pero este enfoque no me dio resultado satisfactorio para las obsesiones de VIH, además este trastorno mental no se debe abordar en un principio desde la perspectiva de resolverlo de raíz en sus causas primarias, es necesario primero que todo, aprender a controlar las obsesiones - compulsiones, es decir, aprender a tolerarlas y resistirlas, para de esta manera lograr que esos estímulos positivos logran alterar el cerebro en un sentido benéfico que conduzca al correcto funcionamiento del caudate nuclear. 

El psicoanálisis y demás técnicas exploratorias del inconsciente en un nivel analítico están contraindicados para este trastorno, pues contribuyen a fortalecerlo más.



Confío en que a base del mucho esfuerzo que tendré que poner a este tratamiento en las semanas y meses venideros, lograré finalmente conquistar la anhelada meta de disfrutar de mi completa libertad y de la tranquila vida que esta enfermedad me quitó. 

Estoy completamente seguro que lo lograré, nadie alcanza a imaginarse la urgente necesidad que me embarga por tomar nuevamente las riendas de mi mente, hacer realidad mis sueños y sentirme como esa persona que  no es manipulada por fuerzas invisibles que no comprende.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Historias de personas homosexuales: TOM - UN HOMBRE CASADO

Características asociadas a la personalidad homosexual

Efebofilia II