La realidad de mi supuesta homosexualidad





Domingo, 29 de septiembre de 2008




Estoy de regreso y muy animado para continuar adelantando la terapia y mi proceso de autosuperación. Esta semana me pondré al día en las fichas que me faltan, trabajando con diligencia y completa calma, no permitiendo que las obsesiones interfieran y me controlen más.


He tenido días tranquilos, he logrado un muy buen control de las obsesiones VIH y la compulsión del lavado, he podido desempeñarme con mayor soltura en mis actividades diarias, también estoy teniendo 5 caídas máximas al día en tales pensamientos y en esos rituales de lavado y comprobación, anteriormente mis caídas eran de 30 a 50 veces al día. 

Mi ansiedad ante el miedo que me produce la idea de ser infectado por el VIH se reduce paulatinamente. Gracias a cierta información clave que me envío mi gran amiga la doctora María, he aprendido a manejar con más habilidad la técnica de exposición con prevención de respuesta (EPR) en el área de las exposiciones imaginarias.

Seguiré en la lucha por tolerar el miedo ante esa gran preocupación delirante, y también me mantendré en la política de modificar mis esquemas cognitivos rígidos e irracionales, los significados que he asumido respecto a los conceptos del bien, el mal y la muerte. ¡Tengo un mejor pronóstico en relación a la curación definitiva del TOC, mi enfermedad!


Esta semana hice un descubrimiento muy importante sobre el tema de la AMS, descubrí que no tengo AMS y que nunca tuve realmente sentimientos genuinos de atracción sexual hacia los hombres. 

Mi realidad homoerótica es en verdad otro tipo de obsesión..., se trata, en efecto, de una obsesión de tipo sexual consecuencia de la exposición prolongada a material pornográfico gay, recuerdo que en ningún momento me he considerado a mi mismo un "homosexual", "bisexual" o un "gay", siempre sentí que esas etiquetas eran algo ajeno a mi realidad personal, y sólo me angustiaban los pensamientos referentes a las cosas gay que había hecho, como por ejemplo, el ver pornografía de ese tipo y el sentir placer al contemplarla, o el haberme involucrado en actividades homosexuales leves.


Desarrollé una poderosa obsesión hacia los temas homosexuales a causa de la pornografía gay, mi fijación siempre estuvo centrada en la cuestión de los actos gay, lo que me gustaba de la pornografía no era el mirar hombres o simplemente detallar penes, lo que me interesaba considerablemente era el observar las escenas muy explícitas y salvajes de sexo anal; sentía una gran satisfacción morbosa al contemplar ese acto degradante, recuerdo que me parecían aburridos los videos en que sólo se masturbaban o tan sólo habían escenas de sexo oral. 

La pornografía heterosexual nunca me llamó la atención, y jamás sentí gusto alguno por material pornográfico en que aparecían personas adultas, no sentía alguna excitación, ni esa euforia que hacia imposible el resistir el impulso.

Creo que lo que realmente me emocionaba ante tales cosas era algún tipo de sexualización del poder, del deseo de someter y humillar, de hacer sufrir a los otros y atentar contra la naturaleza; es muy probable que este gusto por el salvajismo y la depravación gay fuese una característica ligada a mis tendencias antisociales (de hacer daño) reprimidas. 

Pienso que la obsesión por el sexo se hizo palpable en la dependencia que desarrollé ante ese tipo de imaginería, situación que asocio mi personalidad y pensamientos al área de la homosexualidad.


Otro tipo de obsesión que confundí con AMS fue el interés emocional que experimento por los varones adolescentes, interés que en realidad no es hacia ellos sino hacia la edad de la adolescencia, época de la vida que no existió para mí, y que fundamentalmente se centra en la interrelación de género y el aprendizaje de los intereses heterosexuales. Ese tipo de obsesión que se enmarcó en el terreno de lo sexual se explica de la siguiente manera:
  • A la edad de 11 años rechacé toda forma de vínculo íntimo emocional con una mujer, me cerré por completo a las féminas y a cualquier expresión de interés romántico hacia una chica. Esta fue la causa primaria de LA PREOCUPACIÓN BÁSICA INCONSCIENTE RESPECTO A MI MASCULINIDAD Y LA PREOCUPACIÓN FUNDAMENTAL SOBRE LOS INTERESES HETEROSEXUALES APARENTEMENTE AUSENTES, situación que creo la OBSESIÓN DE LAS DIFERENCIAS, obsesión que se caracterizó por un énfasis en esos dos puntos al establecerse contacto social, y por una renuente y rígida decisión de no flexibilizarme nunca ante el tema de las relaciones de pareja, vida marital y relaciones sexuales con mujeres, aspirando a un estado de perfecta asexualidad.
  • Pertenecí al grupo de chicos que suelen experimentar cierto interés homoerótico transitorio hacia sus compañeros del mismo sexo, situación que es vista como normal y parte del desarrollo psicosexual masculino; el problema fue que me quedé estancado en la adolescencia y no logré avanzar hacia el siguiente estadio de desarrollo, permaneciendo por lo tanto, en ese periodo de atracción homoerótica transitoria.
  • Esta condición de estancamiento psicológico se convirtió en una obsesión homosexual gracias a la prolongada exposición a contenido explícitamente gay.


Considero en base a todo lo anteriormente expuesto que no poseo realmente sentimientos de atracción hacia el mismo sexo, no soy movido por intereses afectivos homoemocionales, sino simplemente por deseos de conocer la edad de la adolescencia y el compartir actividades típicas de la edad con otros chicos, esta situación se denomina, para mi caso, OBSESION EFEBOFILICA y no la clásica neurosis homosexual. 

Mi aparente interés homosexual es el resultado de muchos años de contemplación de material pornográfico homosexual, existe una fijación muy profunda hacia cuestiones pertenecientes a ese mundo en el plano netamente sexual.


Mi problema real y verdadero es el trastorno obsesivo-compulsivo y sus múltiples tipos; anteriormente enfoqué el asunto de mi aparente AMS hacia el terreno de los complejos de inferioridad y los déficit de masculinidad en relación al conocimiento clásico que adquirí sobre la etiología de la homosexualidad, pero no me fijé en la esencia básica de mis problemas mentales y psicológicos, ese TOC que es el germen y pilar constitutivo de todos mis sufrimientos.

Mi vida, gracias a esa enfermedad, ha sido simplemente una obsesión, yo no tuve una vida verdadera después de mi cumpleaños número 10, yo tan sólo viví una obsesión, mi vida ha sido una obsesión, no he vivido yo, sino una parte de mi mente que tomó el control, un ser que se hizo independiente y que me obligó a ser un simple espectador incapaz de retomar el control, y que fue engañado a través de miles de mentiras al estilo de la realidad "matrix".


Este descubrimiento es muy importante, ya que ahora me puedo centrar en lo que verdaderamente es la fuente del problema, la raíz y motor del sufrimiento psíquico. Hace tiempo sospeché que no poseía una verdadera conexión con la homosexualidad, pues no presento el modelo de desarrollo clásico de esa condición, tampoco tengo déficit de identidad de género, y no siento rechazo hacia la masculinidad ni miedo hacia los hombres, igualmente no siento que busque algún tipo de amor masculino, ni figuras paternas o expresiones de cariño como abrazos. 

Mi problema traumático tiene que ver con las mujeres y mi obsesión homosexual tiene que ver con el TOC.


En esta terapia he aprendido muchas cosas y voy a continuar adelante porque quiero aprender más sobre la AMS y ayudar a las personas que viven atrapadas en ese tipo de sentimientos egodistónicos; además, mi experiencia respecto a la resolución de una obsesión homosexual les será de valiosa ayuda a todos aquellos hombres y mujeres que creen tener AMS y que en realidad no la tienen o erróneamente se consideran "gay" o "bisexuales".



En la siguiente entrada de mi cuaderno presento UN TEST DIAGNOSTICO DE TOC, la doctora María me lo envío para que lo desarrollara y se lo enviase, y he considerado que es una gran idea compartirlo con el mundo a través de mi cuaderno, estoy seguro que muchas personas se beneficiarán con esa información.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Historias de personas homosexuales: TOM - UN HOMBRE CASADO

Características asociadas a la personalidad homosexual

Efebofilia II