Los problemas de mi vida nunca dan tregua






Lunes, 02 de marzo de 2009



Hace pocos días sucedió algo muy delicado en mi ámbito familiar y personal que me golpeó muy duro, me hizo ver que era poco lo que había avanzado en la resolución de problemáticas muy serias que requieren soluciones urgentes y radicales, cuestiones que no sólo me afectan a mí, si no a todas las personas a las que amo profundamente.



No puedo entrar en detalles sobre la naturaleza de esta problemática, basta decir que tiene mucho que ver con el progreso financiero. La cuestión es que esta situación me llevó a subvalorar los avances que he hecho en los otros campos de mi vida, pues en la práctica estos logros personales no me reportan las soluciones que preciso en este momentos, aunque técnicamente sin estos avances sería imposible lograr cualquier otra cosa, por ejemplo, manteniendo la incapacidad que me crea el TOC es imposible operar en la vida y conseguir plenitud.




Debido a esto caí en un estado depresivo que no experimentaba desde 2007, este estado de ánimo me debilitó las fuerzas y bloqueo mis defensas mentales naturales contra este cuadro psíquico, lo que consecuentemente activo el máximo poder del TOC, ya que aunque el TOC no me controle como antes, sigue muy vivo ya que mi cerebro aún no ha sufrido los cambios que se necesitan para que éste desparezca. 



También surgió el poder amplificado de la ansiedad, los pensamientos sexuales obsesivos, la expresión parafílica homosexual, y mis viejas adicciones... todo esto es realmente un mecanismo de supervivencia, pues estas cosas, aunque negativas en sí, fueron en tiempos pasados mi única estrategia de defensa contra los problemas y dificultades de la vida. Me enfermaban más sin que yo lo notase, pero me mantenían aferrado a la vida, y me daban la motivación para perseguir una meta, aunque ésta no fuese la ideal.




De manera que pasé días muy difíciles y me sentí más solo y olvidado que nunca... notaba que no había nadie a mi alrededor que pudiera echarme una mano, con eficiencia e interés genuino, pues mi familia no tiene la capacidad para ayudarme a resolver mis problemas, ni mis amigos y compañeros, pues en su mayoría son personas con grandes conflictos psicológicos y personalidad narcisista.



Tampoco cuento con personas capaces de desentrañar estos patrones mentales complejos o que sepan objetivamente indicarme qué caminos seguir para resolver determinado problema, pues los últimos problemas no son psicológicos sino de otro orden y es una cuestión de superación en la que se han embarcado muy pocas personas... .



Aunque también es muy cierto, que ese estado gris hace que se pierda la capacidad de creer y confiar en los demás, de subvalorar la ayuda y la amistad de los otros... lo que pasa es que mi propia lucha con el TOC ha sido un hecho concreto que a puesto en evidencia que los demás me pueden ayudar muy poco, y no es porque piense que la gente no es generosa o solidaria, sino que muchas personas no tienen el conocimiento ni la capacidad para brindar respuestas específicas y datos exactos de solución.



Sin embargo, yo también se muy bien que al conversar y contar las cosas se consigue mucha libertad y un poco de tranquilidad, esto no funciona con la máxima eficiencia por vía pantalla-teclado, e incluso teléfono, pero si por medio del contacto físico; también se que este sistema sólo funciona por un momento, pues al rato regresa el pensamiento del problema no resuelto, y la preocupación.



En efecto, estuve triste durante varios días y llevando a cabo algunas cosas no muy santas. Ya mencioné que no tengo amigos de confianza o personas a quienes pueda mostrarme vulnerable y necesitado, tengo amigos y conocidos como todo el mundo, pero ninguna persona que me comprenda como deseo. Sin embargo, no puedo minusvalorar la amistad de Herbert, él siempre ha sido un gran amigo, alguien que a pesar de sus problemas ha hecho un gran esfuerzo de lealtad y comprensión de mi persona. 



No recurrí a él porque siento que ya no soy capaz de expresarle mis preocupaciones como antes, los eventos pasados un tanto conflictivos debilitaron nuestra confianza y reciprocidad, además que no puedo cambiar fácilmente esa visión de rivalidad que existe entre nosotros, sin querer siempre estamos compitiendo y demostrándonos quién es el mejor.



Para salir de este estado pasé todo un día en una zona campestre en contacto con la naturaleza, y eso me relajo muchísimo y me tranquilizó, fue de esa manera que decidí hacer un esfuerzo y comentarle a Herbert como estaban las cosas en mi vida, en la materia preocupante de esos días, y quedamos de vernos al día siguiente.



Hablar con Herbert me terminó de animar, y aunque no me mostré débil ante él, le expresé con objetividad el problema. Aunque no me ayudó de la manera que yo buscaba me dio ideas y directrices que cambiaron la visión del panorama; él podría ayudarme de mejores maneras, pero sabe muy bien que yo debo aprender a sobrevivir por mis propios medios, y además estamos compitiendo, así que no sería justo que mi rival hiciera las cosas por mí. 



En consecuencia, terminé recuperándome el fin de semana, y con nuevas ideas que he de aplicar lo antes posible, no me siento con el ánimo en alto, pero ya tengo la fuerza necesaria para no flaquear ni derrumbarme. Todo esto que pasó fue muy intempestivo, pero me hizo ver que tengo muchos sectores de mi vida en los que debo trabajar, y también me enseñó que no debo subvalorar la ayuda de los demás, pues yo no tengo todas las respuestas ni soy el ser humano más poderoso de la tierra.





Quiero agradecer a las personas que me hicieron las observaciones sobre el tema de las mujeres y mi heterosexualidad, me hicieron ver un aspecto al que poco le he prestado atención, y que esconde parte del conflicto psicológico que posiblemente es la causa real de mi enfermedad y los problemas emocionales que me han acompañado y que me acompañan.



Esta ficha(5.3) curiosamente toca el tema de la heterosexualidad, así que extrañamente me cayó como anillo al dedo para analizar con más detenimiento el tema de mi asexualidad y posibles heridas heteroemocionales, también para reconocer que mi verdadero problema es un sentido de desconexión profunda respecto a los seres humanos, la especie, la civilización.



Debido a que en la ficha expliqué un poco como es este asunto de la desconexión de la raza, voy a remitirme en este texto únicamente al tema de la asexualidad.




Debido a que no siento gran gusto por las costumbres humanas y muchos de los modos de vida convencionales en el planeta, y posiblemente como parte de algún mecanismo de defensa como protección contra algún tipo de daño, he visto en la heterosexualidad un problema, algo que me causa incomodidad, y por ese motivo le he rechazado desde siempre. 



Pues ser heterosexual significa ser un humano "ordinario", común y corriente, del montón, y mi tendencia inconsciente es rechazar en todo momento las cualidades que enmarquen esas definiciones, de manera que sin querer siempre he buscado realzar las diferencias y seguir caminos totalmente distintos a los convencionales.



De alguna manera no soporto sentirme como una persona normal en aspectos de la vida que poco tienen que ver con los objetivos que persigo, además me gusta innovar, y esta actitud de resistencia y contraposición es una protesta contra el sufrimiento que me ha causado la absorción de todas esas reglas morales y visión simétrica que fueron las bases del desarrollo del TOC.



La asexualidad me permite apreciarme como un ser distinto, y eleva mi propio ego, pues es algo no común y controversial, e impulsa mi meta de sentirme libre de la influencia de los instintos animales.



Siempre he sido partidario de la asexualidad, más ahora al tratar el tema y darme cuenta de ciertas verdades, estoy dudoso y creo que voy a replantear las cosas.



Una persona asexual en el sentido exacto de la palabra es la que no experimenta atracción sexual hacia ninguno de los dos géneros, no siente impulsos eróticos ni románticos. Actualmente hay gran polémica sobre el uso correcto de esta palabra, pues suele emplearse también para describir a las personas que se abstienen de actividad sexual, y desde luego, esta no es una acepción correcta.



Yo pertenezco a la comunidad online de asexuales más grande del planeta llamada AVEN (Asexual Visibility and Education Network), pero no soy un seguidor de la doctrina que se expone ahí, he encontrado muchas contradicciones, y he detectado que la asexualidad procede de eventos traumáticos; en esa comunidad hay harta gente con AMS, vÍctimas de abusos, personas con muchas heridas emocionales y vacíos afectivos.



Yo siempre vi la asexualidad como una gran herramienta para no obedecer la tradición cultural del estilo de vida heterosexual, y para lograr el propósito de ser menos humano; pero al comprobar que este estado evidencia conflicto psicológico, he de trabajar en superarlo, pues no me gusta llamar "normal" ha algo que brota de una falla psíquica.



Todos los seres humanos nacemos heterosexuales, y la heterosexualidad sin lugar a dudas brinda mucha satisfacción y tiene un propósito claro, eso lo respeto y lo comparto. También soy consciente que nací heterosexual, pero como no me siento del todo un ser humano, me es difícil comprender el alcance de esta realidad.



Ahora que soy consciente de esa gran resistencia a identificarme con la humanidad en los aspectos de la vida tradicional y de las leyes de la naturaleza, voy a trabajar en superar dicho problema; voy a brindarme la oportunidad de ser heterosexual, y de ser humano genuinamente en un 100%, es una meta difícil, pero quiero trabajar en lograrla.



Nunca me he planteado la posibilidad de ser heterosexual, más pienso que esta puede llegar a ser una experiencia muy gratificante, y posiblemente una oportunidad de sentirme más feliz y libre de los eventos traumáticos de mi pasado. En cualquier caso, no puedo condenar la heterosexualidad sin antes haber conocido por experiencia propia lo que significa ser heterosexual.



Voy a dejar hasta aquí este tema, se que faltan muchos aspectos a tratar, también lograr este objetivo no es sencillo, no hay duda que esto va a tomar tiempo, pero de a poco descubriré como conquistar esta meta. Luego seguiré hablando de esta cuestión.




Con esta ficha finalizo el documento 5, así que paso al documento fundamental de la TRH, ya había trabajado la terapia de Cohen hace unos pocos años, así que mucho de dicho tratamiento ya fue asimilado, sin embargo, se que voy a descubrir cosas nuevas en base a este estudio y el replanteamiento de dicha terapia a mis particulares problemas y mi situación actual.




Agradezco muchísimo todo lo bueno que ustedes hacen por mí; estoy un poco soñoliento y cansado, así que mis ideas pueden parecer un tanto confusas, procuraré escribir el blog en otro horario más adecuado.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Historias de personas homosexuales: TOM - UN HOMBRE CASADO

Características asociadas a la personalidad homosexual

Efebofilia II