Lo que significa el Trastorno Obsesivo Compulsivo




Lunes, 23 de febrero de 2009



Han sido días muy agradables debido a que he mantenido a raya al TOC y a la ansiedad patológica, también he estado muy sereno concentrado en mi trabajo y en mis estudios; he resuelto un poco los problemas de mi familia, pero aún no tengo una solución radical, a veces me inquieta eso, aunque confío en que en breve aprenderé como hacerlo.


Algo que hago muy a menudo es usar el poder de la PNL para fortalecer mi mecanismo creador, proporcionándole los datos para que trabaje automáticamente en la consecución de los objetivos que persigo, este trabajo es muy útil ya que me provee de gran fuerza interior y de las actitudes mentales y emociones que se requieren para enfrentar los problemas de la vida sin miedo y con plena confianza en mí mismo.


Hace poco alguien me preguntó sobre qué era realmente un TOC, ya que pensaba tener uno, así que le di una respuesta basada en mi propio conocimiento y vivencia de dicha enfermedad:


"El TOC es básicamente un problema médico, y no tanto una cuestión psicológica. Se trata de una falla en una zona del cerebro llamada GANGLIO BASAL, y en dos de sus estructuras denominadas NUCLEO CAUDADO Y PUTAMEN; el diagnóstico lo hace preferiblemente un neuropsiquiatra en los casos severo y extremo, en los casos leve y moderado el diagnóstico lo puede realizar un psiquiatra y un psicólogo clínico competente.


Esta zona del cerebro afectada es la que se encarga del control del movimiento y de procesos lógicos orientados al descubrimiento de errores. En la persona con TOC este mecanismo no funciona bien, y es por eso que le llegan tantos mensajes falsos en forma de pensamientos obsesivos e impulsos compulsivos, también es la causa de que la persona se quede atrapada en dichos estados sin poder cambiar fácilmente a otro pensamiento o conducta.

Para este problema no existen medicamentos realmente efectivos, pero se usan ansiolíticos (benzodiazepinas, clonazepam, diazepam...) debido a que el TOC está siempre acompañado de altos niveles de ansiedad, y también se usan los inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina o inhibidores selectivos de la recaptura de la serotonina (ISRS) tales como el citalopram, la fluoxetina, la paroxetina, la sertralina... con el propósito de tratar la comorbilidad depresiva muy ligada a este trastorno. 

A través de la psicoterapia especifica se puede modificar el desequilibrio bioquímico en el cerebro a través de estímulos conductuales y exposición a los principales causantes de los temores, con el fin de lograr una readaptación neurológica.


Para tener un TOC la persona ha de apreciar una significativa interferencia en su vida normal: ha de tener muchas dificultades para estudiar, trabajar, socializar, cumplir a cabalidad con los compromisos, divertirte, pensar... la persona incapacitada por esta enfermedad no vive tranquila, no tiene paz mental, es incapaz por sus propios medios de llevar una vida normal.

En el nivel severo de un TOC la persona pasa horas dándole vueltas a un mismo asunto estúpido sin ser capaz de liberarse de ello, pierde mucho tiempo sin poder hacer nada para evitarlo, permanece atrapado por horas pensando en esos miedos, e incluso tiene muchas dificultades para levantarse de la cama.


Hay que tener presente que todos los seres humanos llegamos a tener obsesiones a lo largo de la vida, más éstas solo se convierten en un problema si son ocasión de incapacidad para llevar una vida normal y ejecutar las tareas del día a día, o si también interfieren significativamente en el proceso de desarrollo psicológico.


El problema del TOC es que es muy difícil de identificar a tiempo para una persona sin entrenamiento en psicología, y es por eso, por ignorancia que muchas personas terminan desarrollando un TOC severo o de nivel extremo.



Un factor común que predispone al desarrollo de un TOC es la personalidad obsesivo-compulsiva:


"El trastorno obsesivo-compulsivo de la personalidad se caracteriza por un patrón generalizado de rigidez y preocupación por el orden y el control en detrimento de la flexibilidad y espontaneidad.

La personalidad obsesivo-compulsiva se preocupa tanto por la organización, los detalles, el orden y los horarios que a menudo pierde de vista el sentido final de una actividad. El perfeccionismo puede llegar a interferir en sus tareas, de tal modo que pueden no llegar a terminar un proyecto por no cumplir sus propias exigencias.

Presentan una dedicación excesiva al trabajo y la productividad, pueden llegar a trabajar durante mucho tiempo en tareas rutinarias, dejando en un segundo plano las actividades de ocio y las relaciones personales. Son reacios a delegar tareas en los demás, a no ser que éstos se sometan a su forma de hacer las cosas.

Presentan una excesiva escrupulosidad e inflexibilidad en temas de moralidad, ética o valores. Pueden llegar a ser incapaces de deshacerse de objetos inútiles o gastados, así como reducir al mínimo los gastos económicos para sí mismo y los demás, considerando el dinero como algo que hay que acumular con vistas a catástrofes futuras".


(Lozano Bleda, José Hector. Trastorno obsesivo-compulsivo de la personalidad. Centro de psicología, en http://www.jhpsicologia.com/)




Este tipo de personalidad puede ser modificada sin mayores dificultades, lo que se debe hacer es cambiar esos patrones rígidos de pensamiento, los esquemas perfeccionistas, el excesivo sentido de responsabilidad, las hiperexigencias, el sentido moral sobreelevado... y cualquier otra cosa del terreno de lo estricto, de ese tipo de pensamientos que comienzan por "TENGO QUE...", "DEBO...".


NO tomo ansiolíticos porque no son la respuesta adecuada a un problema de ansiedad, en mi caso. Para intentar llevar una vida normal hay que tratar al TOC en primer lugar, lo que yo hago es hacer que la actividad química de mi cerebro se normalice, para que el ganglio basal funcione correctamente, yo trabajo algo que se llama terapia cognitiva bioconductal enfocada al TOC, que es la que permite que ese cambio químico se logre en unos pocos meses, ya que los estímulos conductuales positivos que doy en respuesta a los pensamientos obsesivos y a los impulsos compulsivos hacen que el cerebro se modifique en ese sentido, con mi propia fuerza consciente puedo lograr cambios a nivel biológico, y eso está más que comprobado en otros campos de tratamiento médico somático.



El trabajo final para resolver las obsesiones de cualquier tipo es el de descifrar las autocreencias o significados personales que son la base de nuestros miedos, para lograr este cometido hay que exponerse a dicho temor, tanto en la imaginación como en la realidad, con el propósito de modificar o eliminar dicha autocreencia, para conseguir este objetivo hay que aprender varias técnicas de terapia cognitivo-conductual, y hacerse de muchas pruebas reales que permitan un cambio profundo a nivel mental.



Esta ficha me ha sido de mucha utilidad ya que me ha permitido identificar con más claridad los aspectos emocionales que debo reparar, básicamente todo lo que aún me aqueja es consecuencia de haber padecido aquella enfermedad del TOC, como lo he repetido mil veces este es mi problema nuclear, la fuente de todos mis desordenes emocionales y afectivos.

Dado que no tengo AMS me veo en la necesidad de hacer grandes modificaciones a los esquemas de terapia propuestos en la página, para lograr aplicarlos correctamente a mi situación particular, no obstante, el trabajo que expondré de ahora en adelante, que en parte es un recuento de lo ya hecho, girará en torno a la metodología que he empleado para superar dichas dificultades, también abordaré lo que me falta por resolver desde distintas posiciones terapéuticas. 

Todo lo útil de la TRH será tomado en cuenta, nada será desechado, además mis contribuciones se aplican a muchos campos y problemas de diversa índole, así que todo tiene un gran valor práctico y teórico.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Historias de personas homosexuales: TOM - UN HOMBRE CASADO

Características asociadas a la personalidad homosexual

Efebofilia II