Descubrimientos acerca de mi Trastorno Obsesivo Compulsivo





Domingo, 14 de septiembre de 2008



Tuve días difíciles a causa de mis obsesiones, lamentablemente no logré realizar las tareas más importantes de la semana, estuve incapacitado la mayor parte de los días, en un estado de reclusión.

Las caídas en rumiaciones mentales, rituales de comprobación, rituales de lavado y evitación pasiva fueron constantes y casi permanentes; por ejemplo, no pude concentrarme en las clases, estuve muy irritado, se me nubló la mente, fui incapaz de emplear las técnicas terapéuticas, y en ciertos momentos, tuve que abandonar los círculos sociales por motivo de algún pensamiento obsesivo sobre el VIH.



El jueves en la noche estaba muy triste y asustado por todo lo vivido, observé mis metas, y mi sueño de estar completamente libre de ese padecimiento mental, y fue cuando hice varios descubrimientos muy importantes:


  • Compilé los distintos puntos que conocía sobre la autocreencia que causa el miedo abrumador que le tengo al VIH..., en esencia, se trata de la incapacidad actual para resolver el gran problema de la muerte; la creencia es la siguiente:
"no quiero morir, no puedo morir, no quiero que nadie muera por mi culpa, no quiero hacer sufrir a gente inocente, no quiero padecer una enfermedad tan terrible como el SIDA ya que estoy solo en el mundo y mi supervivencia sólo me concierne a mí, debo ser una persona buena porque si soy malo seré infeliz."

  • Comprendí que si continúo siendo controlado por mi mente, jamás lograré lo que quiero en la vida, así que es prioridad máxima terminar con este sufrimiento a como dé lugar. Recuerdo mis primeros 10 años de vida, cuando no tenía TOC y era un ser completamente libre, quiero volver a sentir esa sensación de gozo y soltura que me acompañó alguna vez en mi existencia.

  • El TOC causó mi AMS, pues esta enfermedad minimizó mis capacidades sociales, me llenó de desconfianza hacia los demás, generó la neurosis, maximizó las heridas heteroemocionales y dio vida al problema psicológico con los hombres que es el origen de las fallas en el proceso de desarrollo masculino. Está comprobado que el "miedo a ser homosexual" que padecen individuos con TOC, conlleva al surgimiento de una neurosis homosexual.

  • Para controlar los pensamientos automáticos sobre el posible peligro de contagio por VIH en situaciones de mínimo riesgo es importante que cierre mi mente por completo a ellos, es fundamental que los ignore, que acepte el peligro..., pues cada vez que les presto atención y caigo en el acto compulsivo, estoy en realidad fortaleciendo el TOC.
Me resulta muy difícil hacerlo, pero el objetivo central de la exposición con prevención de respuesta (EPR) es precisamente cambiar los patrones de respuesta y liberar al individuo del ciclo obsesivo-compulsivo. En pocas palabras, acostumbrarme a mandar a la mierda esos pensamientos, es la tarea más importante que debo ejecutar, pues cambiar el fenómeno de la muerte es una cuestión de alta complejidad.



  • Necesito la asistencia de mentores, personas sin TOC que me ayuden a ver desde otra perspectiva los razonamientos concernientes a los peligros maximizados por el TOC frente al VIH. Contar con la ayuda de gente que me acompañe directamente en el vencimiento de mis miedos, es el mejor apoyo que puedo encontrar, necesito amigos comprensivos y pacientes dispuestos a escucharme y entender mis pensamientos. Sé cómo se resuelve el problema del TOC, pero no he sido capaz de hacerlo solo.

  • Tengo miedo de tener que deshacer mi código moral dada la presión interna por liberarme del TOC, he contemplado esta posibilidad como una última opción.
Los conceptos de "bien" y "mal" creados por el ser humano que han sido determinantes en la evaluación de mis acciones y generadores de sentimientos de culpa, son sentidos como limitadores de mi libertad; tal vez si veo esos dos polos opuestos de otra manera podré disponer por completo de mi voluntad y alcanzar mis objetivos sin experimentar objeciones interiores. Tal vez si altero mi conciencia podré llegar a ser más fuerte.

He observado que el respeto por toda forma de vida inteligente es mi código de honor supremo que nada tiene que ver con la moral sino con el sentido de perfección interna, puesto que la vida es lo más precioso, y también es lo más puro y perfecto que existe.

Lo bueno tiende a la conservación, lo malo a la destrucción; lo bueno produce felicidad, la maldad desdicha. Tal vez los medios para obtener un fin necesario no entren en la categoría de "bien" o "mal", quizá si fabrico mis propios conceptos o hago caso omiso de ello, podré lograr vivir más tranquilo y más centrado en las metas.





Finalmente, he decidido quedarme en la página y continuar con esta terapia. Tengo mucho que agradecer y me gusta corresponder a la generosidad de los demás; la terapia de esta página es estupenda, no he encontrado una mejor comunidad de hermanos en la solidaridad y la verdad mejor que ésta, este foro es único, y este sistema de autoayuda es invaluable.

Siento un gran cariño por mi amiga la doctora María, por mis compañeros del grupo "veritas et spes", y por todos los amigos queridísimos que me acompañan en este camino de superación y que me comparten sus vidas.


Estaré fuera 15 días o más, ya que debo ausentarme para atender un asunto muy importante que requiere de toda mi atención, pues es muy significativo para mi vida.


Comentarios

  1. Me ha conmovido tu historia. Yo hace poco que he descubierto que tengo TOC también, un miedo irracional a contagiarme de VIH, un miedo que hace años que tengo sin ser una persona de riesgo, y que se me ha acentuado con el nacimiento de mi hijo hace 10 meses, por miedo a que se lo contagien a él. Es un sinvivir porque me siento totalmente limitada en todo lo que hago para prevenir que se pueda contagiar, vigilando todo lo que se mete en la boca por miedo que lleve sangre o semen contaminado, evitando que gente lo toque por si llevan heridas en las manos, etc. Necesito salir de esto y no sé como hacerlo. He ido a un par de psicologos pero no mejoro, mi mente es más fuerte que todo lo que me puedan decir. Me podrías dar algún consejo? mil gracias de antemano.

    ResponderEliminar
  2. Hola,


    Muchas gracias por tu comentario, me alegra mucho que te hayas identificado con mi historia, conozco muy bien esa obsesión porque la viví por muchos años, y no es una experiencia que deseo volver a repetir. Lo que te puedo asegurar es que es posible vencerla, como también es posible superar el TOC, lo que no es fácil, porque éste es un problema bastante intrincado, a veces, atacas un cabo, y entonces se sueltan otros diez, por lo que vas a necesitar mucha paciencia y perseverancia para salir victoriosa.

    ¿Cómo vencí la obsesión del VIH? al principio pensé que practicandome exámenes de VIH podría conseguir que la obsesión desapareciera, y no funcionó del todo, porque estas obsesiones siempre se van a fundamentar en la duda, y tiendes a dudar sin parar de los resultados de las mismas, lo que lleva a mantenerse en el mismo ciclo. Tampoco puedes atacar directamente el miedo, exponiéndote plenamente al peligro real o imaginario porque corres el riesgo de mejorar o empeorar, sin duda que es necesario hacerlo, pero de manera inteligente.

    Vencer el TOC significa, aprender a jugar con él, es un enemigo muy astuto al que jamás derrotarás en una confrontación directa, él ya sabe lo que piensas antes de que decidas actuar, así que el único camino es engañarlo, jugar a ser más astutos que él, es tan poderoso que jamás le ganarás atacándolo directamente. Si lo quieres vencer, vas a necesitar aprender a reaccionar a su presencia, como lo enseña el doctor Jeffrey Schwartz, porque el TOC es un mecanismo cerebral, no un problema psicológico.

    En segundo lugar, y muy importante, necesitas aprender a vivir, requiere ser hábil en metaenfocar, en centrarte en la vida, en las actividades, en el ahora y en el aquí, y para lograrlo necesitarás toda tu fuerza de voluntad y a la par hacer nada, parar de intentar resolver o combatir el TOC, cuanto más lo escuches, más poder y control tendrá sobre tu vida.

    Y el paso final es permitir que tus peores temores se hagan realidad, necesitarás aprender a manejar las consecuencias del miedo.

    Todo lo anterior hay que hacerlo sin pensar en ello, es decir, sin desarrollar una metodología ni secuencias. Vencer el TOC es simplemente querer vivir libremente, y en base a ello, actuar.

    Aún me falta escribir sobre mi historia actual, y compartir en detalle lo que hice para superar mi TOC que fue severo y espantosamente incapacitante, confío en que lo haré pronto.

    UN abrazo y ánimo.


    Turner Pryde

    ResponderEliminar
  3. Me ha emocionado muchisimo también tu historia, muchísimo. Yo también padezco TOC. Hace tiempo mi novio me preguntó una cosa y le respondí y me hizo la pregunta del millón "Me lo juras porque me muera?" a lo que yo le dije... SI! y ahora tengo miedo a que si se muere sea por mi culpa... Es curioso este trastorno porque algo que antaño podría parecer absurdo, de repente se convierte en una duda que te martiriza dias y dias y dias.... Muchísimo ánimo a todos aquellos que lo sufren!

    ResponderEliminar
  4. puedesmandarme ti correoo el mi es fercho_zzz@hotmail.com

    ResponderEliminar
  5. Por lo que leo, somos muchos con TOC por miedo a la contaminacion...el mio empezo trabajando en un laboratorio de analisis...y hoy en dia soy incapaz de tener una pareja porque me da miedo a q me contagien, para mi todos son posibles portadores de vih y el preservativo no es suficiente para q me atormente la idea, por lo q me impide ser feliz a nivel amoroso...se q no puedo ir pidiendo por ahi analisis de vih pero se q aun asi esto no m calmaria pq pensaria q puede q esten en el periodo ventana...no se como afrontar este problema y os pido consejo...he ido a psicologos xo el miedo sigue ahi...gracias

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Historias de personas homosexuales: TOM - UN HOMBRE CASADO

Características asociadas a la personalidad homosexual

Efebofilia II