Psicoterapia de grupo




Lunes, 08 de diciembre  de 2008






FICHA 3. 19





1. TEMA DE LA FICHA: LAS PROBLEMATICAS RELACIONADAS CON LA TERAPIA



2. OBJETIVOS A CONSEGUIR:

a. Conocer los pasos de la formación de un grupo terapéutico
b. Comprender el grupo terapéutico como un primer paso en la adquisición de habilidades sociales masculinas
c. Conocer los pasos de un grupo terapéutico y las defensas frente al grupo. 



3. LIBRO FUNDAMENTAL A LEER: 

DOCUMENTO Nº. 3: TERAPIA REPARATIVA DE LA HOMOSEXUALIDAD MASCULINA. UN NUEVO
ACERCAMIENTO CLINICO, de Joseph Nicolosi.


CAPÍTULO: PSICOTERAPIA DE GRUPO
SUB CAPITULOS: Proceso
La reciprocidad
La exclusión defensiva entre los miembros del grupo
Varones ordinarios contra misteriosos
Reacciones de la transferencia en la psicoterapia de grupo





4. ARTÍCULO FUNDAMENTAL A LEER PARA PROFUNDIZAR ESTE TEMA.

  • Revisión de la terapia reparativa: Parámetros y fundamentos del cuidado ético, en:






5. PREGUNTAS A REFLEXIONAR, TRABAJAR Y RESPONDER EN EL CUADERNO DE TRABAJO EN TORNO A TODO LO LEÍDO:




a. Escribe las ideas fundamentales que has encontrado en este capítulo.


  • El formato de terapia de grupo es sin estructura y con final abierto. Se espera que cada hombre acepte su responsabilidad cuando se sienta preparado para hablar, haciendo un sitio para él mismo en el fluir de la conversación. Dentro del grupo de los hombres comparten problemas comunes, experiencias, perspicacias ganadas a duras penas de sus propias luchas e inspiración. Lo más importante, comparten un desafío común: el deseo de resolver el sentido interno de debilidad y de dolor para recuperar la identidad masculina total.
  • El proceso de grupo tiene un modelo básico que se divide en tres niveles de comunicación. Todas las interacciones en la psicoterapia de grupo pueden colocarse en una de tres categorías de las menos a las más terapéuticas:
    Nivel 1: Sin
    Nivel 2: Dentro
    Nivel 3: Entre

  • Una relación caracterizada por la reciprocidad tiene las cualidades de la honestidad, descubrimiento e igualdad. Incluso donde hay falta de equilibrio en lo referente a la edad, status o educación, compartir intimidades recíprocamente sirve como igualador. La reciprocidad en las relaciones es el objetivo de la psicoterapia de grupo, porque es en este nivel de interacción de personas del mismo sexo cuando tiene lugar la sanación. La reciprocidad crea la abertura por la que pasa la identificación masculina. Es el pasaje a través del que todo hombre entra en la curación.
  • Todos los tratamientos psicológicos deben vencer alguna forma de resistencia al crecimiento. Debemos decir muy simplemente que el tratamiento de la homosexualidad es la destrucción de la resistencia de la exclusión defensiva de los varones. La terapia de grupo es una oportunidad poderosa de identificar y trabajar a través de la exclusión defensiva.
  • En el proceso de grupo se vuelve frecuentemente a la distinción hecha por los pacientes entre dos clases de varones: ordinarios y misteriosos. Los hombres misteriosos son aquellos que poseen cualidades masculinas enigmáticas que dejan perplejo y seducen al paciente. Esos hombres son sobrevalorados e incluso idealizados, debido a que son la encarnación de las cualidades que el paciente habría deseado tener para sí.

b. ¿Ya te has reunido en un grupo presencial? Si lo has hecho, ¿cuál es tu experiencia?

No, no lo he hecho.



c. De no ser así, ¿qué cosas piensas o que esperarías del grupo? ¿Estás dando los pasos necesarios para lograrlo?

No requiero un grupo terapéutico para tratar un problema asociado con la AMS ya que no tengo conflictos con la masculinidad, así que cuando participe en un grupo de TRH lo haré principalmente para colaborar en el proceso de superación de los problemas homosexuales de los integrantes de dicho grupo. 

Este tipo de grupo es una oportunidad para hacer nuevos amigos, así que desde esa perspectiva tiene un alto valor para mí, en estos grupos podría resolver con más eficacia otros conflictos psicológicos que aún tengo en cierta medida.



d. ¿Qué te preocupa o qué te da miedo? ¿Qué estás haciendo o puedes hacer para superarlo?

Nada me espanta, no les tengo miedo a las personas ni a los problemas. Gracias al tratamiento que he empleado contra el TOC he aprendiendo a utilizar el miedo a mi favor, no obstante, si salen a flote ciertos temores infantiles, ya no permito que me paralicen o me bloqueen, puedo lidiar con todo tipo de problemas de las relaciones humanas.




6. PROPUESTA DE EJERCICIOS PRÁCTICOS A REALIZAR PARA LLEVARLOS A LA VIDA COTIDIANA. ESCRIBE LAS CONCLUSIONES DE ESTOS EJERCICIOS EN TU CUADERNO.


a. Observa tus pensamientos cuando estás con otros hombres, y luego fíjate en las señales que da tu cuerpo: cruzas los brazos, te echas atrás, no hablas con nadie, miras abajo, etc. Muchas de estas señales son justamente las que hacen que los demás se aparten de ti, porque tu cuerpo respondiendo a tus pensamientos agresivos o de miedo, dan señales inconscientes a los demás de que tú quieres distancia. Haz un plan de modificación progresiva de estas manifestaciones de miedo o de defensa.


El enunciado de este punto es una descripción precisa de algunas actitudes que solía tener cuando participaba de un grupo de personas, y no necesariamente hombres; recuerdo que me mostraba agresivo e indiferente, pese a que en el fondo me moría por integrarme, aunque todas esas actitudes que asumía no era algo precisamente voluntario, mi enfermedad mental me obligaba a reaccionar y comportarme así.

Logré cambiar todo eso a través de mi consistente entrenamiento en asertividad que me llevó a desarrollar una autoestima más alta. El reconstruir la autoimagen positiva y el liberarme del control absoluto de mi enfermedad me permitió derrumbar muchas inhibiciones, distorsiones cognitivas, autocreencias negativas y temores infundados. También apliqué técnicas de visualización o cuadros mentales, enfoques de PNL y fundamentos de relajación.


El siguiente es un procedimiento muy eficaz para desinhibirse y disminuir el exceso de retroacción negativa (estar autoevaluándose a toda hora):





DESINHIBICIÓN





1. No se pregunte por adelantado "lo que va a decir". Abra la boca y dígalo sin empacho. Improvise en tanto que habla. Este consejo puede parecer radical, pero es, en efecto, el único que obligará a todos sus servomecanismos que operen en su propio beneficio (Jesús nos aconseja que no pensemos demasiado en lo que vayamos a expresar si tenemos que declarar ante un jurado, ya que el espíritu nos habrá de aconsejar, a su debido tiempo, respecto a lo que debemos decir).



2. No "planee" (no piense en el mañana). No piense antes de hacer. Haga, corrija sus actos en tanto los está haciendo. Este consejo puede parecernos demasiado radical; sin embargo, es, en efecto, el modo en que todos los servomecanismos se ponen a operar en nuestro propio beneficio. Un torpedo no "piensa en sus errores" por adelantado, y tampoco trata de corregírselos antes de empezar a operar, sino que primero actúa –comienza a correr hacia el objetivo-, y luego corrige cualquier error con que pueda enfrentarse u ocurrirle. "No podemos pensar primero y hacer después" dijo A. N. Whitehead. "Desde el momento en que nacemos nos hallamos implicados en la actividad, y sólo ésta puede guiarnos a adoptar una idea o una decisión".


3. Cese de autocriticarse. La persona inhibida se abandona continuamente al análisis autocrítico. Luego a cada acto, por simple que sea, se dice a sí misma. "Me pregunto si debiera haber hecho eso". Después de haberse provisto del suficiente valor para manifestar algo, dícese inmediatamente: "Puede ser que no debiera haber dicho eso. Quizás el otro lo tome de manera errónea". Cese de hacerse aparte todas estas lamentaciones. La provechosa y benéfica retroacción opera subconsciente, espontánea y automáticamente. La autocrítica, el autoanálisis y la introspección consciente es buena y útil si se la emplea no más de una vez por año. Pero empleada día a día, momento a momento, en la forma de un segundo y subterráneo descubridor de su propia personalidad, o desempeñando el papel de contador de sus hechos pasados cada lunes por la mañana, entonces se convierte en un agente que indefectiblemente habrá de llevarle a la frustración y a la derrota. Observe, pues, la autocrítica, deje que desempeñe un tanto sus labores, pero cuídese de detenerla en seguida.


4. Fórmese el hábito de hablar mas alto de lo que acostumbra. La gente inhibida habla notoriamente en voz baja. Procure aumentar el volumen de su voz. No tiene tampoco por qué vocear a la gente ni emplear un tono de enfado, pero practique conscientemente hablar un poco más alto de lo que acostumbra. La conversación en voz alta, por sí misma, se manifiesta como poderoso desinhibidor. Mediante recientes experimentos se ha demostrado que el individuo puede reforzar su voz en un 15% e inclusive levantar una carga mayor si vocea, gruñe o gime fuertemente mientras alza el peso. La explicación de ello estriba en que los gritos fuertes contribuyen a la desinhibición y permiten expresar toda la fuerza incluyendo a la que ha sido bloqueada o amarrada por las circunstancias inhibitorias.


5. Deje saber a la gente cuándo le gusta a usted. La personalidad inhibida teme tanto expresar los "buenos" como los "malos" sentimientos. Si manifiesta amor, teme ser juzgado como sentimental; si expresa amistad, teme que se le considere un adulón y "limpiachaquetas". Si felicita a alguien, teme que éste piense de él superficialmente o sospeche algún motivo ulterior. Procure ignorar en su totalidad estas señales de la retroacción negativa. Felicite por lo menos a tres personas distintas al día. Si gusta de lo que alguien está haciendo, o usa o dice, déjeselo saber al interesado. Hable y compórtese de manera directa. "Me gusta eso, Joe". "Mary, llevas un sombrero muy bonito". "Jim, eso me demuestra que eres una persona excelente". Ahora bien, si usted está casado, dígale precisamente a su esposa "te quiero", por lo menos dos veces al día.



(Maltz, Maxwell. Psychocybernetics. Prentice-Hall Inc., New Jersey, 1960)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Historias de personas homosexuales: TOM - UN HOMBRE CASADO

Características asociadas a la personalidad homosexual

Efebofilia II