"tener miedo del miedo": La obsesión madre





Domingo, 13 de Septiembre de 2009





La batalla contra mi tormento parece no llegar a su fin, últimamente se me han complicado más las cosas, y es muchísimo lo que he tenido que sufrir día tras día, realmente estaba lejos, hace meses, cuando imaginé como sería ese momento en que tendría que enfrentar los miedos nucleares de mi vida que son el pilar y sostén del TOC. 

Realmente me está costando mucho modificar la biología de mi cerebro, no es tan sencillo hacer que tus órganos funcionen de otra manera y que las neuronas se comuniquen de otra forma.

Sin embargo, a pesar que sufro lo indescriptible, mi esperanza y mi coraje no disminuyen, al contrario, se incrementan día tras día, así como la firme convicción en mi capacidad de superar esto. En este momento continúo aplicando la técnica tricíclica y haciendo esfuerzos sobrehumanos por entender la mecánica del TOC en su fase final, que es en síntesis la fase más compleja de todo el combate.

La incapacidad que he experimentado últimamente ha sido tal que he llegado al extremo de ser incapaz de leer, usar la computadora o relacionarme con otras personas, incluyendo mi familia, tuve que suspender mis estudios y dejar de trabajar porque las compulsiones mentales me impedían pensar, dormir, levantarme de la cama, he estado tomando clonazepam en las noches para lograr conciliar el sueño, pero en el día no lo tomo porque detesto ser la encarnación de un zombie y porque a mediano plazo no es nada bueno cargar con la adicción que crea ese medicamento.

Como desearía que existiera una medicina para corregir el problema en el cerebro, pero por ahora, solo se habla de experimentos, así que pasaran al menos 5 años antes que la terminen, y bueno, la fluoxetina es un antidepresivo que no me produce ningún efecto, puesto que pese a todo, no estoy ni he estado deprimido.

Ayer sentí que despertaba de un sueño muy pesado, luego de semanas de pensar y pensar (muy a mi pesar), sentí como que brilló una luz en medio de tantas tinieblas, me di cuenta que mi principal compulsión es precisamente ocuparme de resolver los problemas y obsesionarme con buscar las salidas definitivas y más eficaces en la resolución de los conflictos. 

Empleando la técnica de mi invención, he logrado hacerla evolucionar a un nuevo nivel más complejo y más sencillo a la vez; se trata de combatir el miedo sin combatirlo, o sea permitirle que se manifieste en su totalidad sin procurar disiparlo y sin buscar comprender su naturaleza y origen.

Esto crea mucha ansiedad pues el imperativo central de mi vida es resolver toda forma de problema, superar todo tipo de conflicto, así que permitir que el miedo permanezca latente es tremendamente doloroso, más al hacer esto pongo en práctica el principio clave de la exposición con prevención de respuesta que es lo fundamental al implementar cualquier forma de TCC (Terapia Cognitivo Conductual).

Al no luchar contra el miedo y habituarme a él, aprendo a tolerarlo y a dejar de temerle, pues mi principal forma obsesiva es "tener miedo del miedo". 

Al mismo tiempo me resisto a llevar a cabo la compulsión que es buscar entender el miedo y disiparlo por todos los medios posibles, en este sentido el cerebro me envía el falso mensaje de un posible peligro que genera una forma miedo manifiesta en una obsesión, eso conlleva a que se genere el impulso de detención, o sea un frenarse y estancarse permanentemente hasta tanto se comprenda dicho miedo y se disipe, ese impulso de detención es la COMPULSIÓN MADRE, y es miedo del miedo, es la OBSESIÖN MADRE.

Estoy aplicando mi técnica de tres pasos enfocándome principal en el paso 3 que es centrarme en una nueva actividad o en un objetivo definido cerrando mi voluntad al impulso de detención de una forma agresiva y/o relajada y cerrando mi mente al miedo. 

Al final, el efecto de la técnica conlleva a reestablecer respuesta cerebrales coherentes, equilibrio químico, y como no se lucha contra las obsesiones por medio de las compulsiones se permite que el miedo se haga realidad, ese miedo a no hacer las compulsiones, y al hacer esto, el miedo desaparece por si mismo, muere al darse la materialización de la catástrofe visualizada y detectada por el cerebro. También descubrí que las personas con TOC tenemos la habilidad de usar simultáneamente los tres hemisferios cerebrales que componen la forma triádica de la mente.



Lamento mucho lo que pasó con mi amigo Maverik, él fue, es y será alguien muy importante en mi vida, me llenó de gran tristeza su nueva determinación, pero conociéndolo como lo conozco, se que ese estilo de vida, a la larga, le servirá para afianzar de una vez por todas la decisión del cambio; personalmente pasé por esa etapa, y si bien el TOC me salvó, me di cuenta lo absurdo que es vivir sin sentido y bajo el yugo de la mentira. 

Maverik se convierte para mi en una gran motivación para superar mi enfermedad, dar buen ejemplo y trabajar con más fuerza por la construcción de un mundo mejor para todos. Quiero recuperarme lo más pronto posible de esto para de esa manera ayudar a mi amigo con más eficacia; pero principalmente quiero recuperarme de esto para ser una persona feliz y recuperar mi vida conquistando cada uno de mis preciados sueños en beneficio de la humanidad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Historias de personas homosexuales: TOM - UN HOMBRE CASADO

Características asociadas a la personalidad homosexual

Efebofilia II