La comprensión con uno mismo





Jueves, 03 de diciembre de 2009




FICHA 6. COMPRENSIÓN




La esencia de la autoestima es la comprensión contigo mismo. Cuando te comprendes, te conoces y te aceptas. Si cometes un error, te perdonas. Tienes expectativas razonables de ti mismo. Estableces objetivos alcanzables. Tiendes a verte como básicamente bueno.

Tu crítica patológica no puede soportar que te comprendas. Cuando aprendes a comprenderte, comienzas a revelar tu sentido de valor.

En verdad, la comprensión es una habilidad, una habilidad que puedes adquirir si no la tienes o mejorar si la tienes ya. La habilidad de la comprensión tiene tres componentes básicos: comprensión, aceptación y perdón. 


Mi capacidad de autocomprensión es muy grande, gracias a la aptitud intuitiva puedo entender cómo funcionan las cosas, cómo repararlas y cómo perfeccionarlas... gracias a ello he podido entender el funcionamiento de mi mente, de mis emociones, de mi naturaleza humana. 

El proceso de autoconocerse nunca termina porque siempre estamos en un estado de continua evolución, y a cada paso que damos en esa dirección vamos descubriendo nuevas posibilidades y potencialidades sobre nosotros mismos.

He logrado identificar el funcionamiento del TOC en un 100%, y he identificado un 95% de los problemas de todo tipo que han surgido gracias a la presencia de ese monstruo, en este momento poseo el conocimiento para resolver el 80% de todos los problemas que hay en mi vida, lo restante es solo cuestión de enfocar mi atención hacia ahí para entender cómo funcionan y cómo se pueden resolver.

Gracias a la comprensión que poseo sobre mi mismo pude eliminar la autocompasión de mi vida y he podido desarrollar un sentido muy profundo de esperanza, optimismo y autoconfianza.

La capacidad de comprender, no sólo la poseo en el sentido de entender el funcionamiento de mi mente y de mis emociones, también puedo proyectarla hacia los demás para entender en gran profundidad la dinámica de esas mentes y la forma de corregir las fallas que existan, este es un proceso muy natural en mí.




Ejercicio:


Hacia Una Mente Compasiva


Para desarrollar una mente comprensiva, debes hacer un compromiso por una forma diferente de pensar. La vieja forma era juzgar y luego rechazar. La nueva forma requiere que suspendas el juicio por unos momentos. Cuando te enfrentes a una situación que evalúas tradicionalmente de forma negativa (“Es estúpida... Me contraje otra vez... Es un egoísta... Soy un incompetente...”), en vez de ello puedes utilizar una serie de pensamientos que son la respuesta compasiva. Describe tres situaciones en las que a menudo te rechazas y tres respuestas compasivas. 


Este es un ejercicio muy interesante y muy importante tener en cuenta porque es básico en el empleo de la terapia cognitiva, es el método ABC de Ellis, que consiste en reemplazar el pensamiento negativo por su contraparte positiva para así modificar las emociones y apreciar con objetividad la situación.

Ya no me rechazo, he aprendido a quererme mucho y aceptarme como soy, el sufrimiento tan espantoso que he padecido a manos del TOC me ha hecho desarrollar una mirada comprensiva y cariñosa hacia mi mismo, así que ya no me maltrato por tener ese monstruo en mi cabeza y porque las cosas no me salen muchas veces como quiero gracia a él, igualmente soy una persona muy fuerte y me llena de alegría saber que estoy ganando esta guerra y que pronto conquistaré la libertad.



EL ABC

No debemos perder de vista que el estilo de pensamiento de las personas deprimidas son: " Soy inferior" "No lo voy a conseguir" "No puedo hacer nada para mejorar" "Soy un fracaso". Todos esos entrecomillados y muchos más que el que lee esto identificará en sí mismo, lo podemos encontrar en lo que pasamos a llamar Zona B y entonces comienza la explicación de lo que se llama el A B C de Albert Ellis, que consiste en lo siguiente: 



A- Adversidad o hecho. 
B- Creencia o pensamiento positivo o negativo. 
C- Consecuencia y "cómo me siento". 


Normalmente se cree que el C se debe al A, pero NO. Se debe siempre al B, o sea, a lo que nos decimos del A. Y ahí surgen las depresiones, las ansiedades e inclusive las fobias, cuando ese B, o sea los pensamientos, son negativos, frustrantes, exagerados, etc.


---------------------------------------------------------------------- 


EJEMPLOS PARA IDENTIFICAR AL A B C
___________________________________

1.- 
A.- Alguien en una reunión le frunce el ceño. 
B.- Me digo: "Lo ha hecho a propósito para no verme o 
molestarme". 
C.- "Seguro. No me soporta. Nadie lo hace" (depresión o 
malestar). 



2.- 
A.- Voy a cumplir 40 años. 
B.- Me estoy haciendo viejo/a, no me queda tiempo para nada, no hice nada importante, voy a fallar sexualmente. 
C.- Angustia, depresión, me siento mal, no quiero ver amigos, 
cambios de pareja, o aislarse. 


3.- 
A.- Ya tengo 35 años y no tengo parejas... o no tengo hijos... 
B.- Nadie se fija en mí, nunca voy a encontrar a la persona que 
me quiera... nunca voy a poder ser madre/padre... Nunca 
lograré estar en pareja como los demás... 
C.- Depresión. Desaliento. Rencor. Envidia. 


4.- 
A.- Su mejor amigo/a no responde a sus llamadas telefónicas. 
B.- Piensa que no quiere hablar con usted. 
C.- Se deprime por el resto del día... siente que ya no tiene ni 
amigos... 


5.- 
A.- Su mejor amigo/a no responde a sus llamadas telefónicas. 
B.- Piensa que estará muy ocupado/a y que seguirá insistiendo 
hasta poder hablar con esa persona. 
C.- Continúa con lo que tiene planeado en el día... 



6.- 
A.- Tiene una pelea con su pareja. 
B.- Piensa que nunca hace nada correctamente... que ya no se 
entienden... 
C.- Se siente mal... depresión... fracaso... 



7.- 
A.- Tiene una pelea con su pareja. 
B.- Piensa que siempre se pueden aclarar las cosas. 
C.- Se decide a conversar con su pareja y resolver lo sucedido. 


En los ejemplos 5 y 7, vemos como el B influye en el C para 
lograr evitar una depresión y tener una conducta de acción,
en base siempre al mismo A. 


----------------------------------------------------------------------



Con esto y otros ejemplos que uds. mismos imaginen o experimenten, queda claro que es el B (pensamiento) el que provoca el C y no el A (hecho real, adversidad). 

Por lo tanto, cambiando y descubriendo los B (pensamientos) negativos que tenemos con respecto a cualquier hecho puede hacer que el C (consecuencia) no sea una depresión sino una conducta de acción que no paralizará por más desagradable que sea el A (hecho, adversidad) 




REGISTRO A B C
_______________ 



Para descubrir el A, el B, o el C o los tres, en la vida diaria, 
es aconsejable llevar un diario ABC de su propia vida. 

Para hacerlo, observe el diálogo permanente que se produce en su mente. No crean que es fácil pero no es imposible, sólo hay que intentarlo las veces que sean necesarias hasta notar que lo lograron, o sea que pudieron descubrir ese diálogo permanente, muchas veces oculto para nosotros.


*Ahora vamos a ver las tres partes de su registro: 


1. La primera parte A (hecho)-puede ser cualquier hecho, una canilla que gotea, el llanto de un bebé, falta de dinero, carencias afectivas, una pareja que no escucha, cumplir años, estar solo/a, un vecino molesto, problemas en el trabajo, algo que su pareja o amigo/a dijo, etc. Hay que registrar la descripción tal como sucedió, no interpretarla. 


2. La segunda parte B (pensamiento)-Sus creencias son las formas que tiene de interpretar el A(hecho). Son sus pensamientos sobre el A, NO SUS SENTIMIENTOS. 


3. La tercera parte C (consecuencia)-Se registra lo que sintió. ¿Se sintió triste, ansioso, alegre, culpable, enojado, fracasado, etc? Pueden ser varios sentimientos a la vez. ¿Qué hizo entonces? "No tenía energía" " Me acosté" " me enojé" "lloré" "Pensé como disculparme" "Insulté" "Me fui de casa" "Engañé a mi pareja con otra persona, sabiendo que me iba a sentir mal".

Estas son todas consecuencias del B (pensamientos), que
usted cree que son debidos al A (hecho). 


La lista se hace así:
_____________________ 

A.- (escribe el hecho) 
B.- (escribe los pensamientos) 
C.- (escribe lo que sintió y las consecuencias) 



Esto durante más o menos una semana, depende de cuanto le lleve descubrir los ABC. Cuando haya registrado todo, léalo con cuidado. Trate de hallar el vínculo entre lo que haya leído y las consecuencias. Lo que verá es que las explicaciones pesimistas o negativas ponen de relieve pasividad y desaliento, en tanto las explicaciones optimistas o positivas dan energía. 

Si modifica las creencias o pensamientos habituales ( B ) que siguen a los contratiempos, adversidades ( A )entonces habrá de cambiar su reacción frente a la adversidad, obteniendo en C (consecuencias) una mejor calidad de vida. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Historias de personas homosexuales: TOM - UN HOMBRE CASADO

Características asociadas a la personalidad homosexual

Efebofilia II