Autoestima y desarmar la crítica





Domingo, 13 de Septiembre de 2009






FICHA 3. DESARMAR LA CRÍTICA





Desarmar la crítica implica tres pasos: (1) Desenmascarar su objetivo, (2) Responderle y (3) Quitarle su utilidad.



Aclarar la función de la crítica hace que todo lo que diga sea menos creíble. Conoces su objetivo encubierto. No importa lo que sermonee y despotrique, has expuesto su agenda secreta, por lo que sientes que le eres menos vulnerable. Recuerda que la crítica te ataca porque su voz se está reforzando de alguna forma. Cuando puedes identificar el papel que juega tu crítica en tu vida psicológica, cuando puedes llamar su juego, estás comenzando seriamente a minar la credibilidad de su mensaje.





Ejercicio:



Dejar Inútil a la Crítica




La mejor forma de desarmar a la crítica es inutilizarla. Quítale su papel y por fin se quedará callado. Ahora puedes ser consciente de que la función de la crítica es empujarte a conseguir o a protegerte del miedo al rechazo o a expiar la culpa. Pero saber esa función no cambia mucho. Esas mismas necesidades deben satisfacerse de forma nueva y sana antes de que te dé por renunciar a los servicios de tu crítica. 



Hay tres métodos para responderle a la crítica:



La Consigna Obús. Estas son palabras y frases seleccionadas diseñadas para golpear a la crítica como un cañonazo. Aquí hay algunos ejemplos:



Esto es veneno. ¡Detente!



Eso es mentira.



¡Cállate!



Preguntar el coste.



Es hora de valorar el coste de tu propia crítica. Haz una lista de formas en que te haya afectado tu autoestima en términos de tus relaciones, trabajo y nivel de bienestar. 



Cuando hayas completado la lista, combina los puntos más importantes en un resumen que puedas utilizar cuando ataque la crítica. Combate diciéndole a la crítica: “No puedo permitirme este lujo, me has costado...”



Afirmación de valor.



Cuando la crítica halla sido acallada, tienes que sustituir su voz con una conciencia positiva de tu propio valor.



Las siguientes afirmaciones son ejemplos de cosas que podrías decirte para mantener la crítica acorralada.

  • Tengo valor porque respiro y siento y soy consciente.
  • ¿Por qué me hago daño?
  • Soy una buena persona



La crítica ha jugado un papel transcendental en mi vida desde la niñez, por su maligna acción fue y ha sido una constante tortura enraizada en un sentido de perfección irracional; la crítica patológica me llevó a desarrollar esa personalidad obsesivo-compulsiva a vivir en un estado de inconformidad existencial. 



Con el paso de los años evolucionó y se fusionó con el TOC creando dos sistemas alternos de actuación permanente sobre mi capacidad de interpretar los hechos de la realidad.



Es así como la crítica se convierte en obsesión al sembrarme todo tipo de miedos, y en compulsión al presionarme por eliminarla, más sin embargo, la falla cerebral no es propiamente el crítico patológico sino una especie de reacción fisiológica frente a esta. En este momento la crítica es sólo un estímulo activador de ese supersistema de detección cerebral fuera de control llamado TOC.



Los ejercicios que platea esta ficha son excelentes, muy estructurados en si terapéuticamente hablando, pero no son efectivos para mí, tratar de enfrentar una obsesión-compulsión de esa manera solo conlleva a incrementar las mimas porque una lucha directa solo empeora el TOC, y normalmente este tipo de técnicas se convierten para una persona con un TOC severo en un tipo de ritual mental - compulsión de rumiación.



Sin embargo, usar la agresividad para no permitir que mi cerebro me obligue a pensar o hacer cosas que no quiero es un buen ataque, y de alta efectividad.



Sobre la manera como me ha afectado la crítica está el surgimiento del TOC que ha empobrecido mi calidad de vida y me ha hecho sufrir lo indescriptible.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Historias de personas homosexuales: TOM - UN HOMBRE CASADO

Características asociadas a la personalidad homosexual

Efebofilia II