El funcionamiento de un cerebro con Trastorno Obsesivo Compulsivo






Viernes, 07 de agosto de 2009




Los tiempos han continuado difíciles para mí, la lucha es muy dura..., pero sigo firme en mi propósito de vencer este suplicio que tanto dolor a causado en mi vida, me siento rebosante de esperanza y lleno de fe en mí mismo; la paciencia, la perseverancia y el coraje que me han acompañado como inseparables compañeros estarán conmigo hasta el final, final que he podido sentir y ver muchas veces, tengo muy claro donde llegaré y como será mi vida en ese nuevo lugar; la alegría de mi éxito es un aliciente para pelear más duro.

En esta batalla uno siempre está descubriendo cosas nuevas y replanteando los esquemas del tratamiento porque las dificultades se hacen más grandes en la medida en que uno se acerca a la solución final. 

El tratamiento que yo he seguido a estado basado en resolver y erradicar cada tipo de obsesión según el malestar y presencia de las mismas, es por eso que he abordado las obsesiones desde los niveles más simples hacia los niveles intermedios, complejos y nucleares. En este momento me encuentro en el punto álgido de la batalla, en el que se define prácticamente todo.

Mi principal batalla es contra la obsesión de HIPERCONTROL, HIPERMORALIDAD E HIPERRESPONSABILIDAD en estados puros, enmarcadas por compulsiones mentales en su mayoría. La técnica que inventé a mostrado gran efectividad, y también me llevó a descubrir algo fundamental: "LUCHAR CONTRA LAS OBSESIONES NO DEBE SER LA PRIORIDAD, LA PRIORIDAD SON LAS COMPULSIONES Y SU VENCIMIENTO ES LO MÁS IMPORTANTE". 

Durante las últimas semanas pensé que tratar los miedos y enfrentarlos era la respuesta para cancelar las obsesiones, pero me equivoqué, la única forma para aniquilar las obsesiones es parar primero las compulsiones porque éstas son la causa real de la incapacidad y también las generadoras de los altos cuadros de ansiedad patológica. 

Mi técnica tricíclica (así la denomino) es correcta, pero no obedece estrictamente a un orden lineal, según el grado de TOC del paciente, o si se trata de una neurosis o de personalidad obsesiva puede tomar alternativamente cualquiera de los pasos en el orden que lo requiera el sujeto; por eso, para mi, iniciar con el paso dos y proseguir con el tres para terminar con el uno, es el orden más adecuado.

También he descubierto que es un error enfocarse en resolver el TOC atendiendo únicamente los elementos psicológicos, pues el TOC no es un problema psicológico, es en realidad un problema neurobiológico. 

Mi lucha no es contra los miedos absurdos o irracionales que hacen presencia, o solo contra los supuestos personales erróneos de mi vida, mi verdadero combate es contra mi propio cerebro, mi cerebro me envía todos esos falsos mensajes y actúa automáticamente, como pasa con muchas de las otras funciones del sistema nervioso; en mi cerebro hay una falla en una sección del mismo que se encarga de filtrar y procesar errores, que consecuentemente es el punto de partida para cambiar sin problema de un pensamiento o una conducta a otras nuevas.


En lo profundo de las capas del cerebro hay una estructura llamada núcleo caudado. Científicos de todo el mundo han estudiado esta estructura y creen que, en personas con TOC, el núcleo caudado puede estar funcionando mal. Hay que pensar



en el núcleo caudado como un centro procesador o una estación de filtrado para los mensajes muy complicados generados por la parte frontal del cerebro, que es probablemente la parte usada en el pensamiento, la planificación (realizar planes a corto o largo plazo) y el entendimiento.

Juntos con sus hermanas estructuras, el putamen, que está muy cercano a él (el núcleo caudado), funciona como un cambio de marchas automático en un coche. El núcleo caudado y el putamen que juntos conforman el striatum, recogen mensajes de partes muy complejas del cerebro: aquellas que controlan los movimientos del cuerpo, los sentimientos psíquicos y el pensamiento y la planificación que se crea alrededor de esos movimientos y sentires. 


La función en unísono, como un cambio de marchas automático, asegura la suave o fluida transición de un comportamiento a otro. Normalmente, cuando cualquiera decide realizar un movimiento, movimientos intrusos y sentimientos mal orientados o desencaminados son filtrados fuera automáticamente de tal forma que el movimiento deseado puede ejecutarse rápidamente y eficientemente. Hay un rápido, fluido cambio de marchas.

Durante un día normal hacemos muchos cambios rápidos de comportamiento, fluida y fácilmente y normalmente sin pensar sobre ellos. Es el funcionamiento del núcleo caudado y del putamen lo que lo hace posible. En el TOC, el problema es que la fluidez, eficiencia del filtrado y el cambio de pensamientos y comportamientos están interrumpidos por un GLITCH (sobretensión o pulso electromagnético que da lugar a que funcione mal un dispositivo físico) en el núcleo caudado.

Como resultado de esta disfunción, la parte frontal del cerebro tiene una actividad por encima de lo normal y emplea demasiada energía. En como tener un coche encallado en una zanja. En un enfermo de TOC demasiada energía está siendo usada en la parte central del cerebro, en la corteza orbital. 

Es como si la corteza orbital, que tiene un error en el circuito de detección, atascara el cambio de marchas automático del vehículo. Esto es probablemente la razón por la que los afectados tenemos el sentimiento, que no desaparece, de que "algo no va bien".


Tengo que hacer el trabajo de poner en punto muerto para cambiar de velocidad. Tengo que hacer un cambio manual en un lugar de una transmisión automática natural. De hecho, las personas con TOC tenemos una dura transmisión manual; nosotros debemos cambiar las marchas conscientemente, cosa que un cerebro "sano" haría de forma automática. 




Esto conlleva un gran esfuerzo para la persona porque su cerebro tiende a hacer que el cambio de marchas se atasque. Pero, mientras que un transmisión de automóvil automático americano está hecha de metal y no puede desfijarse por sí sola, los afectados de TOC podemos enseñarnos cómo cambiar de marchas en nuestro cerebro (el proceso de un cerebro no afectado es automático, como explicába con el símil de coche americano de cambio automático) a través de la autoterapia de conducta. 

Al practicar eso, puedo llegar, con el tiempo y mucho esfuerzo, a restaurar el cambio de marchas roto del cerebro. Se que puedo cambiar mi propia bioquímica cerebral porque ya lo he notado con el vencimiento de las anteriores obsesiones, y como lo he evidenciado con el uso de la terapia cognitiva bioconductual.

De manera que mi batalla es particularmente dura y dolorosa, pero tengo mucha confianza en que a base de esfuerzo, inteligencia y dedicación podré lograr mi meta más importante en este momento que es liberarme completamente y para siempre de ese suplicio que tanto sufrimiento ha traido a mi vida.

Se sabe a ciencia cierta que las mentes más poderosas son también las más atormentadas de todas, debido a que muchos de los procesos intelectuales extremadamente complejos requieren activar zonas del cerebro poco utilizadas o incrementar la capacidad de operación de las zonas habituales, y hacer eso crea reacciones que desconocidas y de muy poco control consciente. 

Albert Einstein fue un hombre que logro manejar las habilidades mentales escondidas detrás de los padecimientos mentales, la forma como lo hizo es hasta la fecha un misterio, se sabe que la velocidad de sus procesos mentales era extraordinaria al igual que su capacidad de abarcar toda la realidad en un sólo plano mental.

Ahora comprendo porque no me siento realmente humano y es debido en gran parte a mi mente mecánica y robótica, ahora que lo pienso siempre he sentido gran simpatía por las máquinas, y muy poco gusto por las emociones humanas, quizá esta percepción es la causa que sienta mucho desagrado por los instintos y todo lo conectado a un sistema de animalidad muy primitivo. Estoy seguro que con el paso del tiempo descubriré la verdad.




Este cuaderno es una contribución para todas las personas del mundo inmersas en una lucha tan compleja y difícil como ésta, y es también un obsequio para todos aquellos que en base a este tipo de problemas han desarrollado otras muchas formas de sufrimiento emocional. 

Es también un regalo para quienes padecen el dolor de los vacíos afectivos, la esclavitud de las adicciones, el infierno del sufrimiento mental, los problemas sociales, el aislamiento, la asexualidad, la efebofilia, sexopatías, parafilias, sentimientos homosexuales y cuestiones relativas a la AMS, entre otras.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Historias de personas homosexuales: TOM - UN HOMBRE CASADO

Características asociadas a la personalidad homosexual

Efebofilia II