Vivencias de homosexualidad y percepción heterosexual



Estos escritos hacen mención al primer examen de VIH que me practiqué... en total me hice 3 exámenes con intervalo de 6 meses... cuando eres obsesivo, y cuando aparentemente tienes un TOC, cosas de ese tipo suelen ser vistas como muy normales... el caso es que esa obsesión de VIH fue una de mis peores vivencias, y una realidad muy difícil de expulsar de mi vida, de mi mente para ser más específico.

Por otra parte, el resto de escritos son extractos del trabajo terapéutico de la terapia reparativa de la homosexualidad como parte de un actividad de psicoanálisis, como se puede observar, ya estaba tomando forma la idea que en realidad no era una persona homosexual, y aparentemente me había decidido por sacar la actividad sexual compartida fuera de mi vida.

La última tabla fue un sistema de clasificación que diseñé para los intereses y conductas homosexuales basados en parámetros clave de la estructura psicosocial.


Sábado, 28 de julio de 2007

Este lunes me haré la primera prueba de VIH, pero solo hasta dentro de 1 año sabre a ciencia cierta si estoy libre de ese virus contando que esa primera prueba arroje un resultado negativo. A veces cometemos errores tremendamente lamentables y deplorables debido a que no nos informamos lo suficiente o no hacemos el esfuerzo por buscar la verdad en cada uno de los asuntos que nos plantea la vida, el otro problema sin duda alguna es que no nos preocupamos lo suficiente en cultivar la voluntad y el auto-interrespeto.

Colgaré la ficha 1.3 por partes ya que me excedí en el tamaño de las respuestas, y en otro momento les hablaré más cosas sobre mi actualidad a través del blog.


¿Tuviste sentimientos heterosexuales alguna vez? ¿Cuando y en qué circunstancia?

Siempre he tenido sentimientos heterosexuales, los he experimentado desde los 13 años, pero nunca les he dado la debida importancia, al contrario, siempre los percibí como un problema, como una carga, una cosa molesta, estresante y desagradable. 

Muchas mujeres me han llamado la atención a lo largo de los años, pero cuando percibo ese interés, algo dentro de mi brota anulándolo a manera de mecanismo de represión. 

Mis complejos de inferioridad nacidos de mi baja autoestima en la parte del autoconcepto y conectados a mis heridas de autoimagen hacen que jamás me arriesgue a intimar con una mujer más allá de la amistad, incluso nunca me ha gustado tener amistad con mujeres. 

Cuando estoy rodeado de chicas me siento disgustado, incómodo y con ganas de salir corriendo; cuando una mujer se interesa por mí, me siento cautivado y fastidiado, he estado cerrado toda mi vida a los noviazgos, siempre percibí esa relación como algo terrible y por eso nunca permití que pasara. 

Se reconocer la belleza femenina, la admiro y me deleita hasta cierto punto, pero jamás me he permitido desde los 14 años volver a tener una verdadera fantasía sexual con una mujer. 

Mi baja autoestima, las heridas heteroemocionales, mi elección del celibato y mis frustraciones en mis relaciones con el sexo opuesto han hecho que le tema considerablemente a la intimidad emocional con las mujeres, a la procreación y al matrimonio. 

He notado que mi AMS es principalmente un escape de la heterosexualidad que se cimentó como consecuencia de la pobre percepción que he tenido de mi masculinidad a nivel corporal. 

Mi abuela es la única mujer cuya cercanía percibo como algo agradable, es como si sintiera que ella jamás me traicionó.



¿Alguna vez pensaste en tener una relación estable homosexual? ¿Qué pasó?

Siempre quise tener la experiencia de un noviazgo con un adolescente de 13-17 años, pero no algo del mismo estilo de las relaciones de pareja heterosexuales. Cuando mis sentimientos homosexuales tomaron forma a os 18 años, busqué este tipo de vínculos pero no los miraba desde la perspectiva de noviazgo, simplemente era un constructo ilusorio que representaba mis más profundos y desesperados deseos de amistad íntima y aceptación.

En ese tiempo jamás concreté algo o quedé con alguien cercano, la imagen tan pobre que concebí de mi persona me impidió interactuar con la gente de mi entorno, el miedo y la vergüenza que sentía de mi mismo siempre fueron mi mayor obstáculo para relacionarme con mujeres y hombres, y mucho más para llegar a algo como una relación de pareja.

Durante muchos años me vi como una persona de poco valor, sin atributos físicos, fracasado, fenómeno, llena de miserias y digna de compasión. De manera que estaba convencido que jamás alguien se fijaría o interesaría en mí, supuse que no era atractivo ni llamativo en el plano sexual, así que me resigné y descarté cualquier posibilidad de ese tipo, entonces fue cuando decidí vivir de la fantasía, la pornografía y los contactos exclusivamente virtuales.

Todo continuo así hasta el año pasado cuando ingresé a la comunidad de ES POSIBLE EL CAMBIO…, a través de la información que hallé en la página comencé a entender de una mejor forma mis problemas, a mirar la vida con otros ojos y se resquebrajaron varios de mis bloqueos emocionales y mentales. Todo esto contribuyó a que me volviera una persona más valiente y decidida, por lo tanto me arriesgué a conectar socialmente y a quedar con gente de la Internet.

Busqué muchachos de mi ciudad con AMS con la esperanza de tener amigos que estuvieran en una situación parecida a la mía, elegí a esta gente porque pensaba que los chicos muy seguros de su heterosexualidad no me brindarían el afecto y la atención especial que yo necesitaba; pero no logré concretar nada con la gente con AMS porque yo continuaba sintiéndome inadecuado, poca cosa y carente de valor, seguía temiéndole a cualquier forma de intimidad, incluso al sexo. 

Sin embargo, me di cuenta que yo le simpatizaba a los chicos que me intrigaban, y eso ayudó a mejorar mi propia imagen, pero experimentaba miedo, temía ser rechazado en un encuentro cara a cara, puesto que por la webcam a veces las imágenes parecen mejores de lo que son en la realidad, y también me parecía que no había algo en mi vida que me hiciera sentir orgulloso, exitoso y digno de admiración y respeto.

En este tiempo me llamaba la atención tener un romance con un adolescente, pero estaba convencido que la gente gay y bisexual nunca me querría como yo era, sabía que ellos no poseían la madurez propia de su edad y una estructura psíquica saludable para valorar a otro hombre desde un enfoque humanista caritativo libre de neurosis. 

Debido a eso opté por buscar encuentros sexuales, ya que éstos representaban anonimato, una forma de alivio emocional frente a las frustraciones y una conexión pasajera con la adolescencia y los atributos masculinos que me obsesionaban; de esa manera no habría compromiso ni peligro de rechazo frente a una posible decepción en un ámbito de pareja dado que mi perfil social y económico me avergonzaba enormemente, y también estaba la parte de sentirme inconforme y a disgusto con mi propio cuerpo, eso me hacía creer que mi aspecto sería denigrante para que mi pareja se sintiera a gusto en las relaciones sociales de ambiente, y pues temía el dolor que semejante frustración me podría causar.

Eso último fue lo que principalmente evitó por largo tiempo que accediera a los actos sexuales, siempre me sentí inferior en mi cuerpo y pensaba que todo en mí era feo y de la peor calidad.

Por las palabras positivas de mucha gente que conocí en la Internet, en cuanto a mi aspecto e imagen física, comencé a creer que no era tan inferior, pero me asustaba que se decepcionaran cuando me conocieran en persona y por eso no intenté algo más allá de lo virtual.

Un encuentro con un muchacho de 13 años me hizo replantear eso, pues él no me rechazó como yo lo esperaba, al contrario, sentí que le interesaba, pero como el propósito de esa cita era sexual no encontré la aceptación genuina que siempre estuve buscando, y aunque no tuvimos algo, ese encuentro me sirvió para ganar seguridad en mi mismo y ser arriesgado.

El encuentro sexual que tuve con JH en este año derribó muchos de los bloqueos mentales y emocionales asociados a mi autoimagen, y aunque fue una experiencia desagradable, también fue una forma de aserción positiva; ese día comprendí que no me gustaban realmente los hombres desde el plano sexual, me ayudó a entender que las relaciones convencionales de pareja homosexual eran algo que jamás rimarían conmigo, así como tampoco formarían parte de mi proyecto de vida. 

Aquella experiencia me permitió ver con cierto positivismo mi cuerpo y me ayudó a afirmarme en mi decisión de curación y en la realidad deplorable e indignante que encierran en sí los actos homosexuales.

El segundo encuentro sexual que tuve fue con alguien mayor y fue enormemente más decepcionante que el anterior. Lo que me motivó a buscar aquello fue la tensión emocional que experimenté en aquella semana, aparte de mi cuadro clínico de disforia. No estuve buscando una relación de pareja sino una vía de escape y una forma de experimentación para satisfacer mi morbosa curiosidad de aquellos días. Ésta experiencia también fue una forma de aserción positiva, pues me convenció definitivamente de que en mí no existe una atracción homosexual genuina, como tampoco un interés real en el sexo con hombres; fue otra forma en la que pude evidenciar, pese a las nocivas circunstancias, que mi cuerpo no era lo peor y que poseía atractivas cualidades.

Ésta última vivencia me concientizó del peligro al que expone uno la propia vida y la de los demás al ir tras la enferma idea de buscar gratificaciones sexuales, y también comprendí que solo las relaciones de amistad sana podrían satisfacer mis necesidades emocionales.

Después de la experiencia sexual con JH y antes de la última (con el tío mayor), me había convencido de buscar amigos para curarme, pues a pesar de sentirme con cierta seguridad para tener un noviazgo con otro hombre, no deseaba en efecto eso, sabía que sería una pérdida de energía y tiempo, y por eso opté por buscar amigos como V. de quien ya he hablado en otras entradas del cuaderno.

Luego de mi última experiencia homosexual retomé mis objetivos concernientes a la búsqueda de amigos adolescentes y la consolidación de verdaderos vínculos de amistad masculina. 

No ha sido una tarea fácil, ésta parte es precisamente la más exigente en mi tratamiento, pero también es la clave de mi desbloqueo psicológico, por lo cual le he dado cabida a múltiples posibilidades, y entre ellas, al trato con muchachos gay y bisexuales, pero en condiciones libres de erotismo e intereses sexuales; me ha ido bien hasta el momento en esa parte ya que estoy cerrado a cualquier acercamiento negativo, puesto que el sexo para mi es algo letal, además quiero curarme, ayudarlos a entender su vida y deseo ser coherente con mis valores y principios; también se que todo contacto inadecuado cortocircuita la formación de una amistad auténtica, por eso mi trato se asemeja al de un hermano mayor, pero éstos chicos en su mayoría tienden a ver las cosas desde el plano de la relación de pareja.

Es precisamente eso lo que hace que mi interés se concentre en los varones muy seguros de su heterosexualidad, ya que ellos representan el entorno para realización de mis sueños y el ambiente seguro para mi curación.

No he podido integrarme a estos grupos de chicos por varios inconvenientes externos, pero como todo ha estado mejorando se que no tendré que esperar por más tiempo.

El otro aspecto que trabajo es el de mi reestructuración cognitiva, debo estar capacitado para enfrentar las adversidades del trato social, interactuar con todo tipo de gente y soportar el dolor que surge cuando se destapan las heridas internas para su posterior sanación.

En conclusión se puede decir que la idea de la relación de pareja estable con un púber no la concibo desde el ámbito homosexual, más bien la veo como un estilo de amistad masculina sana íntima, a imagen y semejanza del gran vínculo que poseo con el Señor H., mi mejor amigo.



Viernes, agosto 03 de 2007


Los resultados de mi primera prueba de VIH dieron negativo, por lo tanto mi incertidumbre se redujo a un 60%. En el mes de enero o febrero me realizaré una prueba más completa y costosa, de esa manera seguiré eliminando las dudas y los miedos progresivamente. Estos resultados me han dado cierto aire de tranquilidad, pero no he dejado de tomar todas las precauciones necesarias para que la gente que me rodea no tenga contacto con mis fluidos corporales peligrosos.

Me ha ido muy bien en el manejo de mis obsesiones compulsivas, he logrado dominar casi todos esos pensamientos y mantener cierto grado de serenidad. 

En el momento he tenido que suspender algunas actividades de terapia conductual debido al poco tiempo que me queda para cumplir estrictamente mis objetivos en ese aspecto de la terapia; también me he visto forzado a mantenerme aislado, dado que esos estudios me exigen gran dedicación y mucha concentración, el problema es que me queda poco tiempo para el examen y mucho tema por estudiar, eso ha hecho que me vea en la necesidad de hacer muchos sacrificios. Siento que el exceso de estudio no me hace bien, pero no tengo otro camino más que seguir, sin embargo hago varias cosas para disminuir la tensión.

Me he dado cuenta que compartir cara a cara con mis amigos es la actividad que más me enriquece, sana y divierte. Me esforzaré por cultivar la amistad y ser el mejor amigo.





Tomando como punto de referencia los escritos del doctor Van Den Aardweg y basado en mis propias concepciones, me atrevo a formular un sistema de clasificación para las distintas expresiones de la conducta y los intereses homosexuales en los hombres: 

CLASIFICACION DE LA CONDUCTA Y LOS INTERESES HOMOSEXUALES MASCULINOS
FORMAS
CARACTER
INCIDENCIA
PREDOMINACIA
PROPÓSITO
ROL SEXUAL



- Pedofilia

- Efebofilia

- Androfilia

- Gerontofilia











- Transexual

- Travesti

- Femenino

- Varonil

- Supermasculino



- Transitoria

- Obsesiva

- Esporádica



- Exclusiva*

- Generalizada*

- Bisexual



- Aventura anónima

- Relación perdurable sin compromiso de pareja

- Romance (noviazgo, relación abierta)

- Unión marital



- Sexo gay (actividad por vía oral o anal)
-Acomoclitismo
- Acrofilia
- Acucullofília
- Agonophilia
- Agorafilia
- Agrexofilia
- Albutofilia
- Alopecia
- Alorgasmia
- Alveofilia
-Amomaxia
- Anisonogamia
- Astenolagnia
- Candalagnia
- Cronofilia
- Crurofilia
- Docking
- Erotofonofilia
- Erotolalia
- Escopofilia
- Espectrofilia
- Falofilia
- Erotismo
- Gimnofilia
- Grafolagnia
- Hirsutofilia
- Jactitafilia
- Lectolagnia
- Masoquismo
- Morfofilia
- Nafefilia
- Necrofilia
- Ninfofilia
- Pubefilia
- Quinunolagnia
- Sadismo
- Triolismo
- Voyeurismo
- Xenofilia



- Activo

- Pasivo

- Versátil (50/50)


* PREDOMINANCIA EXCLUSIVA: En la que el individuo con AMS no logra percibir su atracción heterosexual o si lo hace es de una forma muy sutil

* PREDOMINANCIA GENERALIZADA: Dícese del caso en el que el sujeto experimenta un elevado interés homoerótico salpicado por impulsos heterosexuales ocasionales

* EXPRESION PARAFILICA (Pincha para ver los respectivos significados)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Historias de personas homosexuales: TOM - UN HOMBRE CASADO

Características asociadas a la personalidad homosexual

Efebofilia II