Experiencias de amistad




Me pregunto todos los días por qué será tan difícil conseguir una amistad verdadera... desde mi punto de vista no me parece algo de otro mundo ser una persona buena y reflejar virtudes y perfecciones internas que le brinden esa característica única qué hace que la amistad verdadera surja de modo natural y se consolide con éxito.

Entonces he concluido que solo la bondad del corazón es lo que permite que una amistad verdadera nazca y sobreviva a las muchas pruebas y dificultades del camino que acompañan a esta tan interesante y gratificante experiencia de vida.

A lo largo de mi vida nunca he tenido un amigo verdadero, la consecución de esa meta ha sido para mí una constante existencial de máxima prioridad, y una fuente inagotable de decepciones y búsquedas que parece nunca llegarán a un final feliz... sin embargo, dentro de mis políticas de vida no son admisibles la desesperanza y la rendición... por eso no puedo, es necesario que insista, que aprenda de cada nueva decepción y mejore lo que haya que cambiar para garantizar ese tan ansiado éxito.

La historia de mi obsesión con la amistad verdadera comenzó cuando fui adolescente... quedé soñando con un amigo especial, y con un grupo de amigos especiales... a raíz de todo eso vinieron a la vida neurosis, vacíos afectivos y heridas emocionales que aún persisten con intensidad moderada.

He tenido amigos, pero jamás podré considerarlos amigos verdaderos... mi primer mejor amigo fue el Señor H., un compañero de mi época de colegio con quien compartí 10 años de mi vida, quien al principio fue una persona muy interesante, pero con el tiempo cambió y las tinieblas lo consumieron dando lugar al comienzo del fiel de nuestra amistad que terminó en deslealtad y traición; él fue mi primero amigo heterosexual y también mi primer confidente.

El segundo mejor amigo fue un compañero de terapia, era un chico con AMS que estaba muy interesado en cambiar hacia la heterosexualidad y liberarse de esos sentimientos eróticos que le producían gran sufrimiento y un enorme desagrado... pero nos distanciamos por una serie de circunstancias complejas... al final se fue, y al final quedé solo de nuevo.  Este muchacho fue mi segundo gran confidente, y alguien en quien deposité mi cariño.

No he tenido otros mejores amigos, pero se podría decir que tuve "amigos" de esa clase que todo el mundo llama amigo, o sea la gente que conoces en el colegio, la universidad, el trabajo y uno que otro círculo social y con los que compartes diariamente por varios años, y con los que ejecutas actividades y cosas por el estilo... luego que todo lo que une termina, por lo general no les vuelves a ver, son amistades de momento, cuestiones de protocolo y adaptación a las circunstancias.  De este tipo se podría decir que tengo muchos, pero ninguno compatible conmigo.

Un tercer grupo son los amigos que transcienden la frontera de la amistad, y que muchas veces conservando el título de amigos verdaderos se enlazan en una relación de pareja en donde prima el romance y una experiencia de vida conyugal... en la mayor parte de los casos se establecen relaciones sexuales.  De este plano no he tenido experiencia alguna, es decir, de amigos que hayan terminado conmigo en calidad de novios o novias, por el simple hecho que este tipo de relación nunca me ha interesado y porque en esencia siempre he sido un asexual arromántico...  no me gusta tener relaciones sexuales y no experimento sentimientos de enamoramiento.

A pocas personas les gusta la amistad verdadera, casi todo el mundo busca romance o sexo, y la mayor parte de la población solo desea gente para pasar el rato en compañía del alcohol, la droga, el cigarrillo y las fiestas en discotecas o sitios de total desinhibición.

Escribo estas reflexiones porque hoy comprendí que mi búsqueda de amistad verdadera a través de internet quedando con desconocidos era una enorme pérdida de tiempo... estos días pasados han sido la razón para llegar a esta conclusión que tanto me temía... en ausencia de la red ya son pocas las opciones que me quedan... todo el mundo sabe que la amistad verdadera se basa en una compatibilidad del casi 100% y en un sistema de valores enfocados al bien común... el mundo en la actualidad es un lugar caótico en donde la maldad lo ha oscurecido casi todo.

Las personas en la internet buscan en su mayoría a otras personas para concretar aventuras sexuales, o algún tipo de romance de corta duración, y se aplica para todas las formas de orientación sexual en la misma medida, aunque tal vez un poco más en lo concerniente al mundo gay.

Soy bastante reacio a entablar amistad con las mujeres porque ellas tienen un tipo de personalidad y carácter que poco me atrae, además que desde siempre he reprimido mi heterosexualidad y he buscado nunca llegar a convertirme en un hombre heterosexual promedio, además que el estilo de vida heterosexual no es lo mío... se que tengo un trauma con las mujeres, pero el resolverlo tal vez me convierta en heterosexual y eso poco me gusta... pero, por otro lado, no hay nada mejor que no tener cosas pendientes en la vida.  Otro punto es que he pasado toda mi vida en compañía de las mujeres, y por eso quiero cambiar de ambiente.

En cuanto a buscar amistad con hombres, sin duda que prefiero la amistad con varones heterosexuales, con ellos me siento más cómodo porque compartimos mucho en común y porque nunca se me van a insinuar o cosas por el estilo... lo feo de la amistad con hombres heterosexuales es que no te prestan mucha atención porque ellos tienen fija su mente en las mujeres, y la mayor parte invierten su tiempo en atender a la novia o en cuidar de la esposa y los hijos.  Si pudiera encontrar a un heterosexual buena onda y que comparta varios de mis intereses sería muy feliz, y más si a ese hombre le gustara jugar y divertirse sanamente.

El trato con hombres gay o bisexuales no es muy grato para mí, todas mis experiencias de contacto con estos hombres han sido poco positivas  y sin resultados que valgan la pena.  El problema con estos chicos es el infantilismo psíquico y en muchos casos el hecho de cruzar barreras establecidas con antelación.  A esta conclusión he llegado luego de los más de 20 intentos por establecer una amistad con este tipo de hombres... el grado de compatibilidad suele ser mínimo, y los esquemas de amistad suelen ser bastante divergentes.

Creo que tendré que comenzar a replantearme racionalmente la posibilidad que tal vez nunca llegue a tener amigos verdaderos, o que pueda llegar a construir un grupo de amigos de tan alta calidad.  Y es que una cosa es cierta, no puedo pasar toda la vida buscando porque este es un proceso que exige tiempo, recursos y energía.  Lo que me preocupa es la realidad de no saber como reemplazar este deseo tan profundamente ligado al instinto gregario, el deseo de conectar íntimamente con otros puede llegar a convertirse en algo desesperante, y puede ser causa de gran infelicidad.

Los contactos de la semana pasada han sido una perdida de tiempo, pero gracias a esta nueva experiencia nunca más volveré a buscar amigos por internet o participar en salas de chat encaminadas a ese fin.

Hoy salí de mi casa a una consulta médica y tuve la ocasión de dar un pequeño paseo en carro por un sector de mi ciudad que ni había visto en mucho tiempo, así que voy a pegar en mi diario algunas fotos que tomé para recordar este día:






















Comentarios

Entradas populares de este blog

Historias de personas homosexuales: TOM - UN HOMBRE CASADO

Características asociadas a la personalidad homosexual

Efebofilia II