Psicoterapia proAMS a alcance de todos





Definitvamente este texto tratar sobre el enfoque terapéutico que le di a mis problemas, y narra mi perspectiva desde el abordaje virtual y la vivencia de los procesos en mi propio entorno social... normalmente escribía ese viejo diario para presentar un esquema de trabajo y evaluarlo en la medida en que se iban ejecutando los planes trazados con antelación



Miércoles, 21 de febrero de 2007

En los últimos días he conseguido un buen estado de serenidad, me siento tranquilo en medio de la agitación que me produce los problemas, percibo gran serenidad para resolverlos y estoy adquiriendo la calma que he estado necesitando para distinguir con claridad los mejores caminos de solución. En parte debo este progreso a la técnica del enfoque corporal y al avance positivo de los proyectos del Señor H. y los míos. Mi autoestima ha crecido notoriamente.

La semana pasada estuve celebrando en casa de mi ahijado su cumpleaños número 16, fue una linda velada y una ocasión propicia que reivindicó un poco nuestros lazos; mi meta es acercarme a él y convertirme en uno de sus mejores amigos, creo que esto es posible, no intentaré cambiarlo, simplemente le brindaré una sana amistad para la cual ya me siento capacitado. Pasé un rato muy agradable en su compañía y en la de sus compañeros adolescentes, estuve charlando animosamente con ellos, me sentí muy feliz, comprobé que ese ambiente es el que necesito para resolver mi complejo homosexual.

Se que mi mamá es la clave para resolver mi complejo heterosexual, así como lo son los adolescentes en la solución de mi complejo homosexual. Gracias a la amistad que el Señor H. me ha brindado durante estos años he podido tener vínculos sanos con la gente de mi edad y disfrutar la alegría del íntimo compartir con mis iguales. El trato que he sostenido durante tantos años con hombres mayores resolvió cualquier dificultad relacionada con heridas paternas, así como el amor de Dios ha sido mi fortaleza.

En la actualidad estoy trabajando dos terapias para la curación del problema homosexual y el complejo heterosexual. Una es la del doctor Richard Cohen a la que denomino "Terapia D-RC" y la otra es la de la página de Es Posible El Cambio a la que llamo "Terapia V-EPEC". Ambas han sido una bendición de Dios y es mucho lo que he conseguido al trabajarlas con constancia y dedicación.

Ambas se complementan recíprocamente y he conseguido mantener el ritmo, pero las circunstancias actuales y los proyectos inmediatos me obligan a tomar una decisión en torno a ello. Temo que no estoy en capacidad de continuar adelantando este doble trabajo siguiendo el esquema al pie de la letra, me faltan recursos, los problemas económicos no dan espera y solo me queda menos de dos meses para preparar un examen indispensable para mi ingreso a la universidad, y este es un trabajo que requiere mucha dedicación porque de los excelentes resultados depende la reducción de los costos en mi formación profesional y la posibilidad de comenzar el próximo semestre.

Organizar el papeleo también es una cuestión absorbente por todos los líos que están pendientes desde hace años. Me he dado cuenta que no puedo mantener ese ritmo de trabajo que llevo diariamente sin incurrir en problemas de salud, al final de la noche termino muy agotado, y la cosa se va a hacer más exigente cuando inicie dentro de poco un trabajo remunerado. Lo otro es que debo dedicar un espacio a estudiar la posibilidad de radicarme en Canadá, España o Francia, esto es algo que me ha estado llamando la atención últimamente.

La terapia V-EPEC es espectacular, el trabajo con las fichas es fascinante y cada uno de los pasos proporciona los recursos y la oportunidad para la curación. He comprobado que la terapia V-EPEC es una formidable adaptación de la terapia D-RC, eso es deducible al observar el sistema de los pasos y la organización de los documentos, ahí se evidencia claramente las etapas y tareas del tratamiento D-RC.

No abandonaré la terapia V-EPEC, simplemente esperaré a que las cosas mejoren en mi vida para poder tener los recursos y el ambiente que se necesita para desarrollarla como debe ser. 

Cuando éste requisito básico ya esté listo, entonces no tendré inconveniente para continuar; por ahora solo me limitaré a estudiar la información terapéutica que tan generosamente nos suministra el grupo Juan Pablo II; a leer de vez en cuando los cuadernos de terapia de mis queridos amigos virtuales y los que lo son en la realidad, escribirles vía email, llamarlos por teléfono, chatear con ellos y continuar el trato a título personal con quienes han sido mis compañeros de camino y que viven en mi misma ciudad.

Igualmente, seguiré al tanto de la página de NARTH y Courage, también he pensado que es bueno para mí continuar trabajando las fichas en papel para no quedar tan atrás en ese sentido a la fecha de mi regreso, y para que ese momento solo sea una cuestión de subir la información y realizar una que otra pequeña edición de contenido.

Por lo tanto, mi meta es conseguir algunos elementos muy importantes para el correcto desarrollo de la terapia D-RC, principalmente un asistente y dos personas más con la idoneidad, actitud y formación para evaluar mis progresos. Los otros componentes me son asequibles, así como ciertos mínimos recursos que no pueden faltar. Los resultados que he obtenido hasta el momento siguiendo esta línea de terapia me son satisfactorios, lo cual es suficiente garantía para continuar con optimismo y esperanza este tratamiento.

Comenzaré a apropiarme consistentemente de la terapia D-RC a partir de hoy, miércoles de ceniza, comienzo de la cuaresma. Mi objetivo inmediato es consolidar mi grupo de apoyo con la gente cercana, afianzar mi amistad con el Señor H., la señorita Emma, V., JK, Josué y otras personas de mi ciudad que han estado en mi lista de amigos potenciales desde hace varios meses. Guardo la esperanza de conseguir un director espiritual.

Finalmente quiero dar las gracias a todos los amigos que me han acompañado en el proceso que he adelantado hasta la fecha en la página, ¡Vosotros habéis sido una gran familia para mí, os doy las gracias por todo!


A todos vosotros os deseo éxitos y espero poder volveros a acompañar en este camino en la mayor brevedad posible.


¡ES POSIBLE EL CAMBIO! ¡ES POSIBLE LA ESPERANZA! ¡ES POSIBLE LA SOLIDARIDAD Y EL AMOR!
¡ES POSIBLE LA CURACIÓN!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Historias de personas homosexuales: TOM - UN HOMBRE CASADO

Características asociadas a la personalidad homosexual

Efebofilia II