Generalidades del Trastorno Obsesivo Compulsivo (T.O.C.)




Lunes, 14 de febrero de 2010



El tema de la soledad tiene bastantes implicaciones en mi vida porque quiero conseguir ese equilibrio entre soledad y compañía, situación que me permitirá mantener a raya las embestidas del instinto gregario. Definitivamente me gustaría tener intimidad emocional con otro ser humano, hace tiempo conocí esa experiencia a través de mi examigo el Señor Herberth cuya traición y deslealtad me convirtió en una persona muy prevenida y con poco interés en mostrar mi intimidad a alguien más.


He perdonado lo que él me hizo y estoy nuevamente dispuesto a asumir los riesgos de abrirse a los demás en la intimidad emocional, es algo muy placentero y edificante, por eso decidí permitirme una nueva oportunidad y todas las que vengan, sólo que esta vez seré más precavido e iré con más lentitud antes de regalarle mi confianza y amistad verdadera a otro ser humano.

Con respecto a la amistad he aprendido, que esta es muy necesaria para la curación emocional y para hacer de la vida una experiencia más gratificante. 



Me gustaría tener amigos, espero conseguirlos algún día, en este momento solo cuento con compañeros y amistades superficiales, y no es algo que minusvaloro, porque todas esas personas de mi facultad y de mi trabajo son gente valiosa con la que he trabajado excelentemente, sin embargo, ninguno de ellos me brinda la posibilidad de una amistad verdadera y real, carente de dependencias y sin tener que renunciar a mis valores e ideales de vida.



Para ganarme un amigo verdadero estoy dispuesto a sacrificar lo que sea necesario, porque muy cierto es el dicho que “quien encuentra a un verdadero amigo ha hallado un tesoro más valioso que todo el oro del mundo”. En verdad que anhelo de corazón tener la oportunidad de conocer en esta vida a una persona así, con esas características y grandeza.

También necesito resolver la efebofilia a través de la amistad, específicamente a través de la relación y cercanía constante con adolescentes u otros hombres jóvenes, y eso es debido a que ese problema emocional es mi principal activador interno y permanente del mecanismo TOC. 



El TOC es una anomalía de la habilidad cerebral avanzada de comprender y resolver problemas, de la segmentación de las estructuras que componen la realidad del pensamiento y la inteligencia; experimento la efebofilia como ese problema no resuelto de mayor intensidad y que consecuentemente refuerza la estructura disfuncional del cerebro. En verdad que necesito salir de eso pronto, espero encontrar amigos para eso.

Otra opción es emplear la hipnoterapia para insertar recuerdos y experiencias falsas en la memoria que contrarresten los traumas y cancelen los vacíos emocionales. De este tema se muy poco, y no estoy seguro si funcione al 100%.

Quiero compartirles algo que le escribí a otro TOCado (persona con TOC – denominación coloquial) y que me parece muy digno de anexar a mi blog y compartir con el mundo; sintetiza mi visión general del problema. Espero que algún día mis escritos y experiencias personales en materia de TOC estén al alcance de todo el mundo y de quien más lo necesite.





GENERALIDADES DEL T.O.C




Sin duda que la vida parece muy injusta cuando te ha tocado vivir y combatir el TOC, de entre todos los problemas que existen, éste ocupa un lugar privilegiado en la lista de lo más difícil de entre todo lo difícil.

Y así como este es un problema de gran complejidad, los que lo combatimos y lo soportamos, somos a la vez las personas más valientes y más fuertes de todo el mundo. Somos los particulares guerreros de la mente revestidos de gran paciencia, autodominio, tolerancia y enorme perseverancia.

El sufrimiento siempre es algo molesto, siempre aspiramos a una vida mejor y mantenemos vivo un ideal de una existencia plena, sin sufrimientos y de puro gozo interior y exterior; pero olvidamos muchas veces, que el sufrimiento es el único vehículo que realmente nos puede enseñar las verdades de la vida, porque todo sufrimiento comprendido, bien vivido y proyectado hacia su superación, encierra sabiduría y la oportunidad de ser mejor persona en muchos campos.



En esta existencia no podemos escapar del sufrimiento, ni de la muerte como tampoco del destino, entendido este último como un objetivo supremo que guía la vida de cada persona en singular, algo así como una misión que su existencia misma le ha trazado con el libre albedrío de aceptarla o de rechazarla.

He vivido pocos años, pero la intensidad de mi lucha y mis particulares habilidades me han permitido conocer al TOC como pocas personas lo han conseguido en la vida, eso es bueno por un lado, pero también muy problemático por el otro, cuando sabes mucho tu responsabilidad crece y por ende el nivel de autoexigencia muy presente en las realidades obsesivas.


Hay mucha gente que ha escrito docenas de libros o dan conferencias declarándose completamente "curados" del TOC, pero si uno mira con detenimiento y con el buen ojo de un guerrero TOC, notará que todo se basa en sistemas de control, y que la extinción de las obsesiones-compulsiones puras como tales, no se ha producido realmente, sino que han adquirido herramientas para mantenerlas confinadas, y cuando logran escaparse por un momento, ellos suelen experimentar las famosas "recaídas" de los tiempos después de la "curación", también hay otros que supuestamente se han "curado" de un TOC severo, cuando en verdad se trata de un TOC leve o moderado, en donde las obsesiones son más fáciles de superar. 


La curación de un TOC implica la desaparición absoluta de las obsesiones-compulsiones puras, y hasta el momento, eso no ha pasado en la vida de alguien cuya reputación y resultados no hayan sido cuestionados.



Esto no significa que yo sea el experto número uno del planeta en materia de TOC, pero es un hecho que estoy entre los mejores y entre los primeros. Además no existe un experto y autoridad suprema en materia de TOC en este momento. Todas las investigaciones que se hacen sobre el TOC tienen validez, pero es nuestro deber legitimizarlas y desde un enfoque crítico muy personal, aceptarlas o no, nadie tiene la verdad absoluta, no hay verdades absolutas, en la vida todo es relativo y cambiante, una posible verdad puede convertirse en una teoría con el paso de los años o de los siglos gracias al descubrimiento de otra nueva "verdad" que la anula, por lo tanto, en la realidad, todo es verdaderamente teórico.

El mundo del TOC sigue siendo uno de los mayores misterios de la mente, y su entendimiento y estudio sigue siendo limitado, ese problema es como un virus mental similar al VIH, siempre está mutando, cambiando, y desafiando todas las supuestas curas; lo que funciona realmente es la metodología del control paulatino del cerebro, que con el paso de los años sin duda puede acercarse a la verdadera extinción del problema. A futuro, la verdadera cura significa estar libre de toda forma de recaídas.



Cuando hablamos del TOC hay un mecanismo biológico de por medio, porque ya no se trata de algo psicológico, sino de un evento inusual en el cerebro, eso se evidencia en los automatismos cognitivos y conductuales, en que se experimenta como necesidad fisiológica, como una urgencia no clara, como un imperativo u orden neurológica que escapa del control de la conciencia y la voluntad; su equivalente se asemeja a las necesidades biológicas de otro tipo, que llegan al pensamiento sin que se les llame, y se experimentan como asuntos de "vida o muerte", muchas veces no tan claras, como en el caso de las necesidades emocionales, pero otras, caso contrario, como la necesidad de alimentación o reposo.

Las necesidades biológicas están íntimamente unidas a la sensación de ansiedad, y su no satisfacción se experimenta a través del estrés. En el TOC existe un componente ambiental (activador), un componente psicológico (creencias, cogniciones, trastorno de personalidad obsesivo-compulsivo, rasgos obsesivos), y el componente biológico (funcionamiento inusual del cerebro), siendo este último la esencia, origen y sostén del TOC. 


Los problemas, inferencias y estructuralismos del razonamiento TOC no forman parte de la esfera emocional, son meramente de orden cognitivo, y su componente genérico es de origen e interpretación matemática; he ahí la necesidad simétrica, conteos, repeticiones, exactitud, lógica, absolutismo…


Se nace con ese mecanismo en el cerebro, forma parte de esas mutaciones positivas o alteraciones genéticas que entran en vigencia durante la gestación y que conllevan a la presencia y desarrollo de habilidades cerebrales avanzadas múltiples y específicas que derivan en capacidades mentales extraordinarias o en el desarrollo de ciertas conexiones neuronales que predisponen hacia la genialidad; todas las grandes mentes, según su capacidad central eje, tienen que soportar el efecto secundario de estas mismas, siendo el TOC uno de esos tantos, que erróneamente muchos científicos han confundido con enfermedades mentales o "excentricidades".



El factor psicológico está presente en la dinámica del TOC, existe un profundo sentido de la responsabilidad y una conexión especial con el intelecto y el conocimiento, al hablar de aspecto psicológico hay que remitirse al contenido de las diferentes clases de obsesiones. 


En la parte ambiental, se cuentan los factores externos que desencadenan el TOC y que obligan al sujeto a responder en clave de compulsión. Y en la parte biológica, esta el imperativo fisiológico de necesidad inevitable e inconsciente reiterativa y dominante. Por lo general, en un caso inicial o TOC leve no es fácil reconocer los elementos obsesivo-compulsivos presentes, pues estas cosas son expertas en camuflaje, y se activan progresivamente con el paso de los años, además la mayor parte del TOC es un problema de nivel puro, en donde casi todo es encubierto.

La neurosis obsesiva o la neurosis obsesivo-compulsiva es tan sólo un problema psicológico relacionado con casos de traumatología psíquica o adicciones, no hay elementos matemáticos de por medio, y todo es muy emocional, no hay mecanismos biológicos ahí. No controlan a la persona en aspectos irracionales o faltos de sentido común, se centran en secuencias repetitivas con un orden lógico.


Los rasgos obsesivos son simples formas de carácter, como ser muy meticuloso u ordenado... eso es muy común en la gente y no contempla problema. Los mismo pasa con rasgos compulsivos no patológicos como contar las cosas, o tener tendencia a ser muy comprobador, pero es algo normal.

El trastorno de personalidad obsesivo-compulsivo es una derivación patológica de los rasgos obsesivos o compulsivos, es una tendencia marcada que sobresale en la personalidad del sujeto, lo lleva hacia el terreno del perfeccionismo y el aislamiento, lo que degenera en problemas emocionales y neurosis.

La experiencia me ha enseñado que el tratamiento se debe centrar en el aspecto biológico, mientras exista éste con amplia fuerza, es muy difícil lograr cambios en los otros terrenos. 



En la lucha del TOC, uno suele estar muy sólo, dado lo complejo que es, y el poco entendimiento que existe al respecto, a veces relacionarse con los otras personas con TOC es un problema, te encuentras con un infinito océano de contradicciones y muy poco apoyo moral, a veces eres afortunado y conoces a personas con TOC que no tienen depresión y que luchan con optimismo a pesar de lo terrible que es todo eso; yo guardo un profundo cariño por mis compañeros TOC, porque se lo que se siente y comprendo perfectamente sus sufrimientos y frustraciones; mi labor es animar a mis compañeros y compartir todas las cosas que descubro a lo largo de esta batalla. 


Por eso, es muy fundamental que comprendamos, que aunque no encontremos mucho apoyo con lo del TOC, porque es algo muy mental, te tienes a ti mismo, que es lo más importante, estoy seguro, que toda ayuda real y bienintencionada es siempre bienvenida, no hay que esperar mucho de la gente, ni tampoco esperar que nosotros resolvamos todos los problemas del mundo.


Otro indicador fundamental para medir la presencia y el grado del TOC es el NIVEL DE INCAPACIDAD que se manifiesta en problemas para llevar una vida "normal" y operar con eficiencia en las tareas sencillas del diario vivir como comer, estudiar, trabajar, socializar, crear, sobrevivir... generalmente, quienes tenemos TOC tenemos que esforzarnos mucho más que cualquier otra persona para seguir adelante y responder a las demandas de nuestro entorno. 


El dolor es el pan de cada día, y el sufrimiento es algo que siempre está presente, y al que hay que aceptar con serenidad y con sentido, con el compromiso de vencer y tener una mejor vida sin importar lo que cueste y el tiempo que cueste.


Cuando uno comienza la edad adulta se intensifica la verdadera lucha con el TOC, él está presente desde que uno es niño, sólo que suele activarse en ciertos momentos claves de la vida en lo que se necesitan respuestas y no las encuentras, y en los que la sensación de responsabilidad se torna muy alta. 


El sentido de responsabilidad excesivo configura la obsesión madre de la hiperresponsabilidad, este es el mecanismo cognitivo básico del que proceden todos los demás espectros de obsesiones tipo TOC. El ambiente externo conflictivo, de alta competencia, de exigencia y de altas expectativas es ese factor que activa el mecanismo TOC por temporadas o permanentemente.

Por lo general, en la vida de las personas con TOC, la transición de niño a adulto es un factor desencadenante del mecanismo, el paso a la adultez implica mucha responsabilidad y autonomía, y una necesidad de soluciones para manejar problemas y responder a las dificultades emergentes, esa transición tiene un alto impacto en la genésis de obsesiones y compulsiones tipo TOC muy claras y evidentes.


Quienes tenemos TOC contamos con un mecanismo cerebral avanzado para la comprensión y resolución de problemas, que eventualmente colapsa por el exceso de tensión existencial y un grado desmedido de responsabilidad, originándose una tendencia biológica de retroacción que se alimenta en un círculo infinito de una necesidad imperativa de respuestas y soluciones. 


Esa traumatología existencial reiterativa es lo que origina la falla en el cerebro que se conoce como TOC, o efecto secundario de habilidades cerebrales descontroladas por acción del estrés como respuesta ante la dificultad de obtener soluciones prácticas a problemas específicos.

La sensación de no tener una respuesta a un problema o de no tener los medios y herramientas necesarias para superarlo hacen que la capacidad del cerebro se exceda y se desproporcione en ese movimiento giratorio del TOC en busca de más y más respuestas.


Son precisamente ciertos eventos de la vida los que determinan la aparición de los tipos de obsesiones y compulsiones específicas, son esos problemas que parecen no tener solución o que son de difícil manejo los que hacen que el cerebro se reinicie una y otra vez, y son los que gradualmente lo incapacitan a uno. Para vencerlos uno tiene que hacer exactamente lo contrario y aprender a engañar a la mente. 


En el TOC cualquier ataque directo es devuelto en nuestra contra, para ganar es necesario perder... es muy irónico, pero las paradojas de la vida y la rendición total encubierta son los mejores principios de la lucha TOC; igualmente la meta mayor en relación con el TOC, es lograr hacer cambios de pensamiento y conducta, es decir, cambios inmediatos que en otras personas son automáticos, y que en el caso de los TOCados (personas con TOC), se convierten en tareas manuales con implicación de la voluntad para lograr vivir y mantenerse activo en el medio y en las acciones del día a día previniendo la incapacidad y la parálisis psicofísica que caracterizan al TOC.


Cualquier procedimiento o técnica ha de ser ejecutado de manera encubierta, pues es algo así, como que el TOC tiene mente y vida propia, y hay que engañarlo sin que el se de cuenta, hay que hacer cosas que el no pueda descifrar, estructurar ni analizar; con el TOC es algo así como que alguien más vive en tu cabeza y que intenta controlarte y eliminarte. 


Estoy implementando el metaenfoque en forma encubierta, ejecutando cambios de pensamiento espontáneos y naturales. Lo más complicado son las llamadas obsesiones puras, pues se mezclan con la razón y la visión de problemas reales que un ojo ordinario no puede ver ni deducir.






En fin, el “maravilloso” mundo del TOC es un desierto lleno de monstruos, oasis, espejismos, arenas movedizas y un “bellísimo” clima infernal... pero, es también la mayor oportunidad para aprender a amar y valorar la vida; el mundo del TOC te enseña a ser paciente, a perseverar, a forjar un carácter de guerrero invencible, te proyecta a una mayor felicidad, te enseña humildad y te hace explorar las profundidades de la mente y la razón. 



Por irónico y paradójico que parezca, estoy seguro que algún día nos sentiremos agradecidos con el TOC, e incluso lo recordaremos como un viejo amigo que nos puso la vida de cuadritos y que también sacó a flote lo mejor de nosotros mismos. 

Comentarios

  1. Excelente síntesis te invito a ingresar a www.comprenderysanar.com un abrazo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Historias de personas homosexuales: TOM - UN HOMBRE CASADO

Características asociadas a la personalidad homosexual

Efebofilia II