Enfermedades mentales vs usos avanzados del cerebro





Jueves, 17 de febrero de 2011



Algunas aclaraciones: 

Dependiendo del concepto de enfermedad que se utilice, algunos autores consideran más adecuado utilizar en el campo de la salud mental el término "trastorno mental" o "problema mental"(que es el que utilizan los dos sistemas clasificatorios de la psicopatología más importantes en la actualidad: la CIE-10 de la Organización Mundial de la Salud y el DSM-IV-TR de la Asociación Psiquiátrica Americana). Sobre todo en aquellos casos en los que la etiología biológica no está claramente demostrada, como sucede en la mayoría de los trastornos mentales, en especial en el T.O.C. 

Además, el término "enfermedad mental" puede asociarse a estigmatización social, y es un factor de desesperanza y fatalismo en el tratamiento del problema. Por estas razones, este término está en desuso y se usa más trastorno mental, problema mental o psicopatología.


Los problemas mentales, como tales, siguen siendo muy confusos en su causa, en la mayoría, salvo las demencias seniles, parkinson, alzheimer, entre otras, no se trata de un deterioro orgánico sino de funcionamientos inusuales en el cerebro, áreas que han cobrado mayor actividad de la "normal" o cuya operación rutinaria ha variado sustancialmente. La mayoría de éstas son activadas por factores externos ajenos a agentes patógenos infectocontagiosos.

Hay que hacer también una distinción entre las especialidades de la medicina que tratan cada tipo de problema mental, por ejemplo, las afecciones notoriamente orgánicas producto de traumatismos o infecciones son campo de la neurología; y los problemas cuya causa biológica no está determinada con exactitud y en la que existe una amplia incidencia de los procesos cognitivos es especialidad de la psiquiatría.

Ahora bien, muchos de los trastornos mentales están íntimamente ligados a la inteligencia y la operatividad de las capacidades cognitivas; al tiempo que incrementan habilidades cerebrales avanzadas, también tienden a disminuirlas, cuando las incrementan estas capacidades se salen de control y complican terriblemente la vida de la persona, y cuando las disminuyen, la tendencia progresiva se orienta hacia la nulidad.

En el TOC se observan claramente procesos intelectuales de avanzada complejidad, en el fondo de lo absurdo que parecen los pensamientos obsesivos se esconden planteamientos interesantes y profundos de realidades de problemas que pasan desapercibidos para el ojo de una persona sin ese mecanismo; y en el proceso compulsivo se puede apreciar la ingeniería de un sistema avanzado de soluciones orientado a evaluar y discriminar una multitud muy extensa de posibilidades y respuestas más certeras.

El problema con el TOC, es que este mecanismo cerebral no es de fácil control ni comprensión , y su eje central de operación es tomar el control absoluto de los procesos cognitivos de la persona sin un propósito productivo.

De entre todas las patologías mentales, el TOC es un problema que a una parte de la comunidad científica le ha llevado a replantear el concepto de “enfermedad mental”.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Historias de personas homosexuales: TOM - UN HOMBRE CASADO

Características asociadas a la personalidad homosexual

Efebofilia II