Actitudes inteligentes para vencer el Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC)




Jueves, 14 de abril de 2010



Con la ficha 2.11 finalizo el tema 2, debo decir que me pareció muy bueno el contenido de la última ficha ya que se acercó mucho a mi realidad, y me permitió realizar una evaluación general de mis actitudes frente a los grandes problemas de mi vida que enfrento con valentía y decisión en este momento.

Sigo enfrascado en el combate con el TOC, por lo que estoy suponiendo que esto es probable que termine en el momento que identifique la clave final para vencerlo por completo, y siento que estoy avanzando por esa dirección, pero me he permitido mantener la posición de esperar pacientemente el tiempo que sea necesario con la mayor calma posible para que el trabajo sea ejecutado con inteligencia y presteza, sin permitir que el mismísimo TOC utilice mi anhelo de vencerlo como un arma en mi contra.

Supone un reto de magnas proporciones la estimulación neuroconductual del cerebro a través de respuestas inversas frente al contenido de las obsesiones y las exigencias de las compulsiones, en especial estas últimas, que son procesadas por el cerebro como necesidades biológicas de primer orden. 

Aquí es donde la tengo más difícil porque mi cerebro está constantemente evaluando la realidad en busca de la mejor respuesta para el mayor interrogante del momento, el cual no tiene nada de irracional, y eso es sin duda la más grande dificultad a nivel cognitivo. Con el metaenfoque implementó la premisa del “no pensar”, el forzamiento de la mente indirectamente y la habituación a la renuencia de “no obedecer”, pero no pueden imaginar lo espantoso que es todo esto, y como se pone esa cosa por la gran resistencia que le doy.

He detectado que la parálisis general producida por el TOC en su punto máximo es consecuencia de la perdida de la capacidad de alternar automáticamente los cambios de pensamiento-conducta, y ese es precisamente el verdadero y más tenaz reto en la batalla contra el TOC. Voy a continuar con empeño mi lucha con la seguridad que tantos esfuerzos y tormentos no permanecerán impunes, y es cierto que el pasado y el presente me han demostrado que la realidad se cierne por esas vías.

Continúo con gran alegría mi amistad con Jerry, mi nuevo y mejor amigo, y puedo decir a ciencia cierta que ésta es una de las mejores experiencias de mi vida, y algo que estoy atesorando con cariño. Hemos tenido inconvenientes para vernos últimamente a raíz de una serie de dificultades y compromisos, pero estamos completamente decididos a avivar el fuego de nuestra amistad con los sacrificios y esfuerzo que sean necesarios, pues estamos muy conscientes que aprenderemos muchísimo uno del otro y que este apoyo sentido y directo es una gran oportunidad de vida para colaborarnos solidariamente en la obtención de nuestros objetivos y la conquista de nuestros sueños.

La compañía de Jerry le ha dado un nuevo color a mi vida, y ha reforzado mi creencia de que es posible hacer realidad los sueños en los que prime el bien común y la amistad verdadera. Sé que tiendo a idealizar la amistad, pero quiero concederme la libertad de soñar como un niño, y de tener por primera vez en mi vida sentimientos y sensaciones genuinas; es mi primer amigo verdadero, y este tipo de relaciones pasan muy poco en la vida de las personas, por lo que tener una oportunidad como estas es de lo mejor que le puede pasar a una persona. 

La verdadera amistad perdura a lo largo del tiempo, jamás se pierde el contacto, no se debilita con los años, y te acompaña siempre, en los momentos buenos como en los no tan buenos, y te apoya incondicionalmente en las cosas buenas de la vida. Me ocuparé con todas mis fuerzas de fortalecer los pilares de esta amistad que se proyecta para toda la vida, y sé que Jerry también se ocupará de hacer su parte del trabajo.

Hablando con Jerry del tema, es cierto que nos estamos convirtiendo en algo más que amigos, nos estamos convirtiendo en HERMANOS, concepto que comprendido en toda su amplitud, es el siguiente nivel evolutivo de una amistad verdadera, la hermandad es algo que se siente en el alma, algo que une profundamente y para siempre a las personas. Estoy muy feliz, y me esforzaré al máximo en aportarle siempre a mi hermano lo mejor de mí.

Esta ficha fue hecha hace varios días, pero algo sucedio en la página que no me permitió publicarla, hoy al parecer el sistema de foros ha vuelto a funcionar correctamente, es imporante proteger este portal de futuros ataques informáticos por parte de los crackers gay.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Historias de personas homosexuales: TOM - UN HOMBRE CASADO

Características asociadas a la personalidad homosexual

Efebofilia II