El reposo físico





Miércoles, 09 de julio de 2008


Las obligaciones de trabajo y estudio me mantienen ocupado 18 horas diarias durante los 7 días de la semana, en el momento no disfruto de tiempo libre, salvo unas pequeñas fracciones de minutos que logro sacar de entre tantas labores ineludibles. 

Por un lado, estoy contento al apreciar que ahora permanezco lo suficientemente atareado y que estoy dando los pasos necesarios para la consecución de mis objetivos, de esos que en este momento de mi vida son una necesidad; pero, por el otro, siento que llevo un ritmo de vida muy acelerado, ritmo que es contraproducente... extraño a mis amigos a quienes no veo en semanas, apenas logro saludarles por teléfono, también hecho de menos mi vieja libertad, así como la rutina de terapias, y cosas por el estilo...


En este momento no puedo cambiar mi forma de vida, dado que dispongo de poco tiempo para preparar los movimientos más importantes de mi tablero de ajedrez, y es vital que ponga en jaque a mi enemigo y gane esta primera partida. Sospecho que las cosas seguirán cambiando, y muchas veces imprevisiblemente, voy a estar preparado para lo que venga, aprenderé a usar mi mecanismo creador en forma excelente y daré la respuesta apropiada que me exija cada circunstancia de la vida.




No estoy muy bien de salud, la vieja enfermedad de hace semanas se está complicando..., por falta de tiempo no he podido visitar al médico, estoy preocupado, y creo que es una obligación resolver esa situación cuanto antes, pues no deseo lamentarme después cuando ya no haya algo que hacer. Casi sufro un accidente por la imprudencia de un conductor irresponsable, me salvé por segundos... a causa de eso me hice más consciente respecto a la fragilidad de la vida humana y la terrible realidad de la muerte que nos amenaza cada día... 


Mi segundo examen de VIH sigue pendiente, a causa del mismo factor..., no sé aún qué hacer para darle prioridad a ello, tengo tantas cosas en qué pensar y poco tiempo para disponer a mi libre arbitrio. La cuestión de los horarios es una variable, muy limitante.

Me ha atormentado mucho la obsesión de lavado-VIH, sé que sólo el examen me puede liberar de ella, y mientras esa obsesión me acompañe, las demás obsesiones que he solucionado en gran medida, seguirán ahí, seguirán latentes en función del poder que les comunica ésta. 


He aprendido tantas cosas..., que estoy seguro me tomaría meses relatarles todas esas vivencias y descubrimientos, pero a grandes rasgos: he comprendido la manera como me he autohipnotizado, las estrategias para liberar mi máquina creadora, la forma de adquirir el hábito de la felicidad, los secretos del pensamiento racional, los componentes de la personalidad exitosa y el mecanismo de constitución de la imagen del fracaso. 

Todos estos ítems han cambiado y siguen transformando mi vida..., y de aquí en adelante aún me espera un camino infinito de descubrimientos y perfeccionamiento personal. Espero tener la oportunidad de contarles todo esto y compartirles lo que he aprendido.



Con estas últimas fichas finalizo el documento 2 de la terapia..., este trabajo ha sido maravilloso porque me ha permitido evaluar con detenimiento mi proceso, resumir muchos de mis logros y tomar conciencia de esas áreas de mi vida que requieren refuerzo terapéutico, y también me ha permitido identificar aspectos que deben ser fortalecidos o desarrollados de una manera más óptima.

Agradezco a todos los que me acompañaron durante la ejecución de estas fichas; estoy muy contento por sus aportes, consejos, felicitaciones, mensajes de apoyo, y puntuales observaciones. Espero tener la alegría de contar siempre con sus conocimientos y experiencias de vida orientadas a mi situación personal.


Estoy haciendo un esfuerzo enorme para realizar esta terapia, ruego disculpen mi ausencia de los demás cuadernos, ya no dispongo de mucho tiempo, y prácticamente no tengo tiempo libre, pero trataré de contribuir siempre con ustedes de alguna manera. 

Estoy trabajando en algunos proyectos altruistas y filantrópicos que me están generando mucha gratificación y alegría.

He comprobado en mi terapia de autoimagen el poder constructivo o destructivo que posee una autocreencia, una sola idea sobre uno mismo puede conducir a fines inimaginables de victoria o a un estado de fracaso permanente. 

Básicamente, las creencias son el motor que impulsan la vida y le dan sentido a las acciones del hombre, nadie se mueve en función de los sentimientos, sino en función de las creencias que dan vida a estos, y el poder de la hipnosis estriba en la fuerza de estas creencias. 

Me he dado cuenta que he mantenido por años muchas mentiras sobre mi mismo, he estado sugestionado por mis miedos y por esas imágenes mentales de hombre incapaz, presa fácil de la incertidumbre, la frustración, el resentimiento, la inseguridad, la soledad, la agresividad mal dirigida y la futilidad. Pero también he observado que tengo el poder para cambiar mi personalidad, hallar la verdad de mi mismo y conseguir todos mis objetivos por más osados o utópicos que parezcan.



Resalto algunas ideas respecto a la cuestión expuesta anteriormente:


  • No sería exagerado afirmar que todo ser humano se halla sugestionado en una u otra forma, ya sea por ideas que aceptó de los otros sin presentarle resistencia crítica, o ya por ideas que se ha repetido constantemente o le llegaron a convencer como verdaderas. Estas ideas negativas ejercen exactamente las mismas influencias sobre nuestras conductas como las que introduce el hipnotizador profesional en la mente del sujeto sometido a estado de hipnosis.

¡Cuánta verdad encierra este pensamiento!, si buscan un ejemplo claro de este poder autohipnótico, pueden buscarme a mí. A lo largo de mi vida me convencí de tantas mentiras sobre mi mismo, mantuve por años un mal concepto sobre mí, y me encargué inconscientemente de fortalecer éstas creencias negativas de muchas maneras, así que lo mínimo que se podía esperar era encontrase a un sujeto poderosamente hipnotizado (idiotizado) por sus propias ideas de fracaso e incapacidad.



  • Dentro de su persona, quien quiera que usted sea y no obstante el gran fracasado que usted crea que es, hállase la capacidad y la fuerza de hacer lo que usted necesita para ser feliz y alcanzar el éxito. Dentro de usted, ahora mismo, se halla el poder de hacer cosas con las que jamás soñó. Esta fuerza llegará a ser aprovechable para usted en el momento en que se decida a cambiar sus creencias. Tan rápidamente como logre
    “deshipnotizarse de las ideas de “no puedo”, “no valgo para eso”, “no me lo merezco” y otros conceptos autolimitadores de su ser interno, podrá alcanzar lo que desea para su satisfacción y éxito en la vida.


Estoy trabajando con tanto empeño en eso, que en este momento la "reparación de la autoimagen" es la prioridad verdadera de mi vida, pues siento que una vez que haya cancelado el poder hipnótico de mis autocreencias negativas, tendré el poder y la fuerza para conseguir lo que quiera, sin importar lo distante y elevado que esté de mis posibilidades actuales.



  • La ansiedad del hombre moderno y sus sentimientos de inseguridad, tienen origen en la carencia de autofe; la seguridad interior podría solamente hallarse “al encontrar dentro de sí la individualidad, única y distinta, lo cual es afín a la idea de haber sido creado a la imagen de Dios”. La autorrealización y la autoconfianza se obtienen mediante “una simple creencia en la calidad de individualidad única que tenemos como seres humanos, un sentimiento de profunda y amplia previsión respecto a todos los seres y a todas las cosas y un sentimiento de influencia constructiva de los otros a través de nuestra propia personalidad”.

No hay duda que estos principios enuncian el camino para superar los complejos de inferioridad y lograr la autenticidad de vida. Sé que soy un ser único, no hay alguien en el mundo igual a mí, si deseo compararme con alguien sólo puedo tomarme a mi mismo como patrón de medida.



  • El reposo físico desempeña un papel clave en el proceso de la deshipnotización. Solemos mantener creencias, ya sean buenas o malas, verdaderas o falsas, que se nos formaron sin esfuerzo y sin sentido de la tensión y sin haber ejercitado la fuerza de voluntad. Nuestros hábitos, buenos o malos, formáronse del mismo modo. Síguese de ello que debemos aplicar el mismo proceso para formarnos nuevas creencias o nuevos hábitos, ello es: crearnos circunstancias libres de tensiones.

Esta claro que nadie quiere ser fracasado en la vida, triunfar y alcanzar el éxito es una necesidad humana. Este método es muy cierto, así como nos creímos por años nuestras mentiras, también hemos de usar el mismo método para reconocer nuestras verdades. Por medio de la relajación se puede tocar el inconsciente, y por medio de los cuadros mentales positivos - visualizaciones de éxito, se puede crear experiencias de triunfo que queden registradas en nuestro mecanismo automático para corroborarlas luego en la práctica



  • Al hacer un esfuerzo para refrenar el hábito, se suele, por el contrario, reforzar éste. El mejor medio existente, para interrumpir un hábito, estriba en forjarse una imagen mental del deseo y del resultado, y en la práctica, que se dirija sin esfuerzo a alcanzar esa meta. La práctica positiva (refrenamiento del hábito), o la práctica negativa (ejecución del hábito, consciente y voluntariamente), tendría efecto benéfico si se la ayudase mediante el constante mantenimiento en la mente del objetivo-resultado deseado.

Estoy empleando este método para luchar contra las caídas ocasionales en pornografía y masturbación, caídas que son generadas por una fuerte acumulación de tensión psíquica mezclada con las necesidades emocionales insatisfechas que se activan en esos momentos; es muy efectiva si uno logra recrear a plenitud la sensación generada por el cuadro mental, requiere como toda técnica un adecuado entrenamiento. Se puede utilizar para lucha contra cualquier hábito mental, o conducta compulsiva.



  • El reposo físico, cuando se practica diariamente, suele acompañarse de descanso mental y de una actitud liberada de tensiones que nos capacita para controlar más conscientemente nuestro mecanismo automático.
    El reposo físico, también y por sí mismo, ejerce poderosa influencia en la deshipnotización de las actitudes negativas y de las reacciones estándar.



El siguiente ejercicio es una técnica múltiple de relajación mental y física, es muy útil para facilitar el proceso de la deshipnotización, controlar y erradicar la ansiedad, prepararse para los ejercicios de visualización, liberarse del estrés... entre otras muchas aplicaciones. Doy fe de su eficacia, yo he empleado el cuadro mental número cuatro, espero tener la ocasión para probar los demás métodos.





EJERCICIO PRÁCTICO NUMERO TRES
Cómo aplicar las representaciones mentales para obtener un mejor reposo
(DEBE SER PRACTICADO TREINTA MINUTOS DIARIOS O MAS TIEMPO)



Siéntese cómodamente en un sillón, o extiéndase de espaldas. Deje funcionar conscientemente, y en tanto le sea posible y sin hacer demasiados esfuerzos sobre ellos, los diversos grupos musculares. Centre la atención, también conscientemente, a las diversas partes de su cuerpo y procure relajar las tensiones de las mismas. Hallará que hasta cierto grado podrá siempre y voluntariamente liberarse de la tensión experimentada. Puede cesar de preocuparse y dejar el cerebro en reposo.

Podrá disminuir un tanto la tensión de sus mandíbulas. Podrá lograr, así mismo, que sus manos, brazos, hombros y piernas permanezcan en un estado de reposo mayor que el normal. Dedique unos cinco minutos a todo ello y luego cese de supeditarse al control consciente.

De aquí en adelante, conseguirá un reposo cada vez mayor, mediante la aplicación de su mecanismo creador, para que éste le proporcione automáticamente el estado de descanso. En pocas palabras, va a aplicar diversas representaciones-objetivos, mantenidas en su imaginación, y va a dejar a su mecanismo automático que alcance para usted estos objetivos o metas.


Cuadro mental número uno
Véase, con “los ojos mentales”, extendido sobre la cama. Fórjese una
representación mental de sus piernas como si éstas fuesen de concreto. Véase extendido en el lecho con dos pesadísimas piernas de concreto. Vea estas pesadísimas piernas de concreto hundiéndose en el colchón a causa de su enorme gravidez.

Ahora, represéntese las manos y brazos como si estuvieran hechos de concreto. También son sumamente pesados unos y otras y así mismo, se hunden en la cama a causa de la tremenda presión que ejercen sobre ésta. Con “los ojos de la mente” trate de representarse a un amigo que entra en su habitación e intenta alzarle sus grávidas piernas de concreto. Le coge a usted de los pies y trata de levantárselos. Resultan demasiado pesados para sus fuerzas. No puede hacerlo. Repita, inmediatamente después, este mismo ejercicio con los brazos, el cuello, etc.


Cuadro metal número dos
Su cuerpo es un gran muñeco de teatro de polichinelas. Tiene atadas las manos a las muñecas. El antebrazo está atado negligentemente a la parte superior de su antebrazo. Pies, rodillas y muslos hállanse también atados con cuerdas sumamente flojas. Del cuello le pende un débil cordón.

Las cuerdas que le sujetan las mandíbulas y los labios se han aflojado tanto que aquéllas le caen libremente sobre el pecho. Las diversas cuerdas que atan las distintas partes de su cuerpo se han debilitado y aflojado a tal extremo que todo su cuerpo se extiende ahora blando y suelto a través del lecho.



Cuadro mental número tres
Su cuerpo se halla compuesto de una serie de globos inflados. Hay a sus pies válvulas abiertas y el aire comienza a escapársele a través de las piernas. Sus piernas comienzan a vaciarse y continúan así hasta quedar convertidas en dos desinflados tubos de goma que se extienden vacíos sobre la cama. En seguida, ábrese una válvula en el pecho, y, en tanto el aire comienza a escapar, su tronco completo inicia el desfallecimiento, quedando en ese estado sobre la cama. Continúe el mismo ejercicio con los brazos, la cabeza y el cuello.




Cuadro mental número cuatro

Mucha gente hallará, mediante este procedimiento, el mayor reposo posible y el mejor medio para liberarse de toda clase de tensiones. Retrotraiga la memoria a alguna escena descansada y placentera de su pasado. Siempre hay un momento en la vida de cualquier individuo cuando éste se sintió liberado de tensiones, descansado y en paz con todo el mundo.

Atraiga y recoja, pues de su pasado, su propio cuadro de reposo y trate de evocar, con todos los detalles, las imágenes hayan logrado atraer con su memoria.

Pudiera ser esta una escena plácida en el lago de una montaña al que usted iba de pesca. Si es así, cuide poner atención especial a las pequeñas cosas incidentales que solía acontecer en el ambiente.

Recuerde las pacíficas ondas del agua. ¿Qué sonidos murmuraban? ¿Oía usted el lento rozar de las hojas de los árboles? Puede ser que usted evoque aquel momento de maravilloso y dulce reposo cuando se hallaba sentado ante una hoguera y dormitaba como sumido en blando y exquisito arrobo.

¿Chisporroteaban los leños? ¿Qué otras imágenes y sonidos había presentes? Puede ser que prefiera recordarse tumbado y reposando suavemente sobre la playa. ¿Qué sentía cuando rozaba su cuerpo con la arena? ¿Podía usted sentir el cálido reposo con que le obsequiaba el sol, como casi un objeto físico, cuando le tocaba el cuerpo? ¿Soplaba acaso la brisa? ¿Sentía las caricias del blando céfiro? ¿Veía volar las gaviotas sobre la playa?

Cuantos más detalles incidentales pueda usted rememorar y representarse mentalmente, mayor éxito habrá de conseguir en lo que respecta al estado de reposo necesario para facilitarse la ejecución de ulteriores ejercicios.

La práctica diaria le hará cada vez más claros estos cuadros mentales o rememoraciones. El efecto de aprendizaje se le irá haciendo también acumulativo.

La práctica consuetudinaria le reforzará, así mismo, los lazos existentes entre la imagen mental y la sensación física. Conseguirá poco a poco un estado de reposos más eficiente y ello habrá de recordarlo en la práctica de las futuras sesiones.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Historias de personas homosexuales: TOM - UN HOMBRE CASADO

Características asociadas a la personalidad homosexual

Efebofilia II