El anhelo de toda la vida: buenas amistades





Jueves, 08 de mayo de 2008




He permanecido un poco distraído y ensimismado durante los últimos días, he hecho poco en la resolución de las problemáticas más urgentes, me ha faltado disciplina y diligencia. Perdí algunas posibles oportunidades por pereza, miedo y falta de coordinación. Me castigué con una pequeña dosis de masturbación, pero, en general, he mantenido el control emocional y la esperanza optimista.


Anteriormente comenté que estaba buscando amigos por internet, pero no con el propósito de construir vínculos meramente virtuales, pues mi objetivo es tratar cara a cara con jóvenes de mi ciudad. Esa es la tarea en la que he estado, y conseguí cuatro prospectos de 16, 18 y 20 años.

Estoy cansado de permanecer solo y aburrido a lo largo de las semanas, así que decidí aventurarme en este nuevo proyecto mientras consigo vincularme a un ambiente en el que tenga posibilidad de conocer a muchas personas de todas las edades y de ambos sexos.

Por internet es complicado hallar chicos sin AMS que estén interesados en tranzar amistad con varones, sobreabunda más que todo gente gay y bisexual. No me interesa tener trato con hombres identificados profundamente con la ideología gay y con tendencias sexópatas, pero sí estoy abierto a toda persona que desee mantener una relación de amistad sana y constructiva, así que decidí no excluir de mi vida a los varones con AMS que pese a definirse como gay o bisexuales son personas agradables y respetuosas.

Todos los seres humanos merecemos ser amados, muchos de estos chicos no son "monstruos o depravados", simplemente están confundidos, desorientados y carentes de información veraz y objetiva. Muchos de ellos necesitan una figura masculina cariñosa y comprensiva que no los juzgue y los ame tal y como son sin intentar cambiarlos a la fuerza o bajo presiones de otro tipo.

Creo que mi conocimiento y experiencia puede ser muy valiosa para muchos de ellos, y su compañía es una salida para mi molesto estado de soledad y olvido. Lo que quiero es compartir el tiempo con personas jóvenes varios días de la semana y tener la oportunidad de crear nuevas conexiones sociales a partir de ellos. Toda persona representa para mí una oportunidad de aprendizaje y amor. Se cómo establecer límites y manejar psicodependencias.


Algo que aprendí hace mucho tiempo fue a manejar con maestría los sentimientos homoeróticos, a canalizar los deseos homosexuales y a detener la excitabilidad homosexual. Sé por qué me atraen los adolescentes, sé qué necesito de ellos y conozco el camino correcto para conseguir lo que deseo y ser feliz. Simplemente necesito el ambiente y las personas adecuadas para llevar a cabo esta tarea curativa.


Trabajo con entusiamo en la remoción de mis barreras afectivas como son creer que "NO DEBO ASUMIR RIESGOS EMOCIONALES", pensar que "SOY FUERTE Y NO NECESITO A NADIE", estar convencido de que "PERDÍ LA OPORTUNIDAD PARA CUMPLIR MIS SUEÑOS DE ADOLESCENTE Y SER ACEPTADO EN UN GRUPO DE CHICOS", o que "EL MUNDO ES UN LUGAR TERRIBLE EN EL QUE SÓLO HABITAN SARCASMOS, BURLAS, TRAICIONES, DESLEALTAD Y ENGAÑO".


Tampoco me gusta negar mis sentimientos..., no sirve para nada enterrar las emociones que interpretamos como negativas o incómodas, ningún sentimiento es malo o bueno, si nos negamos a sentir entonces nos deshumanizaremos y nos enfermaremos con el tiempo.

Sentirse atraído hacia otro hombre no es algo que deba avergonzar, no es un castigo, karma o tragedia, es simplemente la expresión de una necesidad emocional no cumplida. La AMS no debe ser reprimida, y aunque uno no la experimente con agrado hay que concederse el derecho a "sentirla", "interpretarla" y "canalizarla" en busca del cumplimiento correcto de la necesidad afectiva.

Lo que se debe evitar es actuar en base a razonamientos emocionales que suelen ser incorrectos, pues los sentimientos se convierten en pensamientos, y éstos conducen a acciones que sí pueden ser catalogadas como "buenas" o "malas", por eso ante las emociones hay que ser críticos para actuar con sensatez sin negarse el derecho a experimentar en plenitud un sentimiento.


En estos días también he estado reflexionando sobre la inteligencia, el éxito, la productividad y los hábitos del hombre triunfador.


Howard Gardner, en su libro "Frames of Mind", afirma que no existe un único tipo de inteligencia que resulte esencial para el éxito en la vida, sino que al menos hay siete variedades distintas de inteligencia. Entre ellas las académicas (la capacidad verbal y la aptitud lógico-matemática), la capacidad espacial, el talento kinestésico manifiesto en la fluidez y la gracia corporal de los atletas y bailarines, las dotes musicales, y las dos inteligencias personales: la inteligencia interpersonal (la de los líderes), y la inteligencia intrapersonal o satisfacción interna que sentimos cuando nuestra vida se halla en armonía con nuestros sentimientos. 




Daniel Goleman en su libro "La Inteligencia Emocional" habla de otras habilidades que sí parecen tener una relación clara con el éxito en la vida. Nos habla de Habilidades Emocionales, Habilidades Cognitivas y Habilidades de Conducta que se pueden desarrollar:




Habilidades Emocionales:
  • Identificar y etiquetar los sentimientos
  • Expresar los sentimientos
  • Evaluar la intensidad de los sentimientos
  • Controlar los sentimientos
  • Demorar la gratificación
  • Controlar los impulsos
  • Reducir el estrés
  • Conocer la diferencia entre los sentimientos y las acciones



Habilidades Cognitivas:
  • Hablar con uno mismo: mantener un diálogo interno como forma de afrontar un tema, u oponerse o reforzar la propia conducta
  • Saber leer e interpretar indicadores sociales: reconocer por ejemplo, las influencias sociales sobre la conducta y verse a uno mismo bajo la perspectiva más amplia de la comunidad
  • Dividir en pasos el proceso de toma de decisiones y de resolución de problemas: por ejemplo, dominar los impulsos, establecer objetivos, determinar acciones alternativas, anticipar consecuencias, etc.
  • Comprender el punto de vista de los demás
  • Comprender las normas de conducta (lo que es y lo que no es una conducta aceptable)
  • Mantener una actitud positiva ante la vida
  • Conciencia de uno mismo: por ejemplo, desarrollar esperanzas realistas sobre uno mismo



Habilidades de Conducta:
  • No verbales: comunicarse a través del contacto visual, la expresión facial, el tono de voz, los gestos, etcétera
  • Verbales: enviar mensajes claros, responder eficazmente a la crítica, resistir las influencias negativas, escuchar a los demás, participar en grupos positivos de compañeros.




Stephen R. Covey en su libro "Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva (exitosa)" citando a Aristóteles "siembra un pensamiento, cosecha una acción; siembra una acción, cosecha un hábito. siembra un hábito, cosecha un carácter; siembra un carácter, cosecha un destino", nos define cuales son los hábitos necesarios para el éxito en la vida: 
  • Proactividad - Hábito de la responsabilidad - produce Libertad
  • Empezar con un fin en mente ó Hábito del liderazgo personal - Da sentido a nuestra vida
  • Establecer primero lo primero o Hábito de la administración personal - Nos enseña a priorizar lo importante sobre lo urgente
  • Pensar en ganar/ganar o Hábito del beneficio mutuo - Da como resultado el Bien común y la equidad
  • Procurar siempre primero comprender y después ser comprendido o Hábito de la comunicación efectiva - Produce Respeto y mejora la convivencia
  • Sinergizar o Hábito de la interdependencia - Mejora los logros y la capacidad de innovación
  • Afilar la sierra o Hábito de la mejora continua - Mejora el balance y permite la renovación.



Me queda mucho trabajo por delante y grandes pasos a dar para convertirme en el hombre poderoso que visualizo todos los días, para hacer realidad mis sueños y para conquistar el firmamento. Se que lo lograré, no permitiré que la duda y el miedo se interpongan en mi camino.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Historias de personas homosexuales: TOM - UN HOMBRE CASADO

Características asociadas a la personalidad homosexual

Efebofilia II