Buscando fuerza interior




Domingo, 06 de abril  de 2008




Han sido tiempos difíciles, momentos de oscuridad y de luz, época de decisiones...


Me he percatado de la importancia de centrarme en mi vida y de usar todas mis energías en la conquista de los objetivos, debo vencer el miedo que me paraliza, debo actuar ya, debo superar la debilidad. Estoy consciente de los aspectos de mi carácter y personalidad que me hacen un débil, he comprendido que la principal batalla debe ser contra estas falencias personales, para poder llegar a la cima.


En estas semanas mi estado de ánimo ha estado bajo, estoy luchando contra mis tendencias antisociales, me siento olvidado y un poco solo. Creo que mi mayor debilidad ha sido esperar mucho de los demás, en especial eso que llaman correspondencia recíproca.

Me asusta que la añoranza de la amistad perfecta arruine mi vida o que la vehemencia de las necesidades emocionales insatisfechas me consuma. Se que la experiencia del amor verdadero es algo incomparable, pero para sobrevivir es conveniente tener un corazón frío y carente de sentimientos, de esas emociones que debilitan la voluntad de conquista y que nublan el juicio objetivo de la realidad (pluralidad de hechos y de cosas).

Tal vez sobreponerme y olvidar es mucho mejor que pasarme la vida mendigando amistad y amor, tengo varias personas que me aman incondicionalmente, creo que ese cariño es suficiente para vivir, pero se que existen personas maravillosas en el mundo que vale la pena descubrir y conocer, no quiero cerrarme emocionalmente como en el pasado, pero no puedo darme el lujo de convertir mi vida en una cruzada eterna para hallar a la gente adecuada. Si quiero sobrevivir he de recorrer la vía de la subsistencia egocéntrica para lograr un alto y digno nivel de independencia y autonomía.


Voy a esperar un poco más antes de tomar una decisión definitiva, pues quiero darme otra oportunidad para creer en los demás, me gustan las segundas oportunidades, no quiero hacer elecciones apresuradas, pero tampoco quiero perder. No volveré a mostrarme débil, no permitiré que los demás me compadezcan o se burlen de mí, ¡no dejaré que los problemas de la vida continúen pisoteándome!


La lucha que viene para estos días es la conquista de la credibilidad en mi propia capacidad y la ganancia de la autonomía y la independencia. Pienso que la amistad es mejor compañera que la personalidad antisocial, trataré de salir del aislamiento y mirar hacia nuevos horizontes con optimismo.


Cumplí la meta respecto del TOC, solo queda la obsesión del VIH y resolver los supuestos personales relativos a los conceptos religiosos. He estado entrenando la capacidad de recordar.


Debido a que sólo puedo usar la internet un par de días a la semana ya no me es posible escribir en los otros cuadernos ni estar presente en el messenger; seguiré contribuyendo a través de mi cuaderno y los artículos, documentos y libros que de vez en cuando subo a la página.



El cuestionario anamnético ha estado largo y tedioso, de manera que me fue imposible terminarlo en esta semana.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Historias de personas homosexuales: TOM - UN HOMBRE CASADO

Características asociadas a la personalidad homosexual

Efebofilia II